En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   
Una gota de agua es una gota de vida

El Día Mundial del Agua se conmemora desde 1993 por decisión de la Unesco que invita a reflexionar sobre el papel tan importante de este recurso para la vida y la necesidad de actualizar la legislación que regula su gestión. No debemos obviar que se trata de un bien escaso y que el proceso de desertización que afecta al planeta tiene como consecuencia que este problema adquiera mayor alcance con el paso de los años.
A pesar de las campañas institucionales sobre ahorro del consumo del agua y los mensajes de alarma que difunden las organizaciones ecologistas, en mi opinión, el profesorado debe asumir un papel protagonista en la concienciación de los alumnos, para formarles en el uso racional de este recurso que en algunos países se encuentra en una situación de riesgo.
La población mundial está en constante aumento, en la segunda mitad del siglo XX se ha multiplicado por 2,6, y la demanda de agua en el mundo se estima que será de un 20% más de la que disponemos para los próximos 25 años. Ante esta situación, los gobiernos se ocupan de organizar conferencias y firmar acuerdos que no conllevan actuaciones efectivas tendentes a solucionar un problema que ya adquiere carácter alarmante.
Por ello, insisto en que la escuela constituye el entorno idóneo para el desarrollo de campañas, que se incluyan en el currículo escolar para garantizar su continuidad. Cerrar el grifo cuando nos lavamos los dientes, utilizar lavavajillas o lavadoras al máximo de capacidad, emplear agua residual para el regado de plantas y jardines o elegir la ducha para el aseo personal, constituyen mensajes sencillos que los niños pueden trasladar a su hogares.

María José Tarrasa
Alicante.

 
   
 
   

Semana blanca por decreto

Hace unos días vi por televisión las declaraciones de Roberto Mur, secretario general de Educación y Formación Profesional, acerca de una posible revisión del calendario escolar, ante la polémica suscitada por la semana blanca. También escuché en palabras de una maestra que, tras este breve descanso, los alumnos volvían a las aulas con las pilas recargadas.
No dudo que unos días de vacaciones, en el trimestre más largo del curso, resulten beneficiosos para los escolares y para el profesorado, pero también es una realidad que para los padres representan un conflicto doméstico, sobre todo en el caso -que es el mío- de que ambos trabajen.
Tampoco entiendo la denominación de "semana blanca", como si la mayoría de las familias españolas fuera aficionada al esquí y pudiese acudir a las pistas para practicar su deporte favorito. Aunque en los últimos años, el esquí se ha democratizado y ya no constituya un coto reservado a las élites, en mi opinión, continúa resultando bastante caro.
Además, según datos que se publicaron recientemente en la prensa, nuestros escolares son los niños europeos que tienen el horario lectivo más reducido y que disfrutan de más días de vacaciones al año.
Por ello, la revisión del calendario escolar que anunciaba el señor Mur, me parece muy oportuna. Además, me tomo la libertad de sugerir a los responsables del Ministerio de Educación que tengan en cuenta, además de las necesidades de los alumnos y las demandas del profesorado, la opinión de los padres, porque nosotros también formamos parte de la comunidad escolar.

Gregorio López Pintó
Tres Cantos (Madrid)

 

 
arriba