Signos del siglo

Han creado opinión y gusto artístico. Han intervenido en nuestra cotidianidad y se han asentado en nuestro sub- consciente. Son los signos del siglo y una muestra reconoce por vez primera su presencia.
El diseño gráfico entra en el Museo Reina Sofía

Arriba, a la izquierda, "Menú Els Quatre Gats", de Picasso. A la izquierda, cartel Cinzano,
de Seoane. Sobre estas líneas, cartel de la EXPO, de Romero.

Madrid. JULIA FERNANDEZ
Vender un producto, incrementar simbólicamente su valor o, simplemente, comunicar un acontecimiento o una idea han sido los objetivos de todas estas imágenes que de una u otra manera nos han estado acompañando a lo largo de nuestras vidas. Son iconos tan familiares que evocan pasajes privados a inmensos colectivos y que también son resumen gráfico, de un alto valor artístico, de los acontecimientos y los anhelos de una sociedad.

La muestra "Signos del siglo. l00 años de Diseño Gráñico en España" que estos días exhibe el Museo Reina Sofía, en Madrid, es un acto de reconocimiento a los diseñadores españoles, a su quehacer artístico y también a su aportación a la industria española. Organizada por la Sociedad Estatal para el Desarrollo del Diseño y la Innovación de la Pequeña y Mediana Empresa, del Ministerio de Economía y Hacienda, recoge más de mil piezas que han formado parte de la vida cotidiana de los hogares y ciudades de España en el último siglo.

Un día cualquiera

Dividida en tres áreas expositivas, la muestra comienza con el espacio dedicado a los diseños que nos acompañan las veinticuatro horas de un día cualquiera: desde el reloj despertador, el periódico o los yogures, a un billete de metro o las carátulas del programa de televisión que se ve por la noche...Objetos todos que llevan tras de sí cientos de horas de pensamiento humano para lograr el diseño que haga más fácil, atractiva o, simplemente, más amable nuestra cotidianidad.

Los 100 signos del siglo son recogidos en un segundo apartado a través de una selección de obras originales organizadas cronológicamente. El menú diseñado en 1900 por Picasso para la cervecería y sala de exposiciones barcelonesa "Els Quatre Gats", inicia un recorrido que avanza año a año, apoyándose en aquellos diseños gráficos más representativos del momento: La lata original del aceite Carbonell, de 1904, aún en circulación, y de diseño innovador marcadamente modernista del barcelonés Pere Casas; el extraño mayordomo del envase de Netol, de autor anónimo, lanzado al mercado en plena I Guerra Mundial; el cartel taurino realizado por Ruano Llopis en 1926, magnífico cuadro al óleo que embelleció la iconografía del mundo taurino...

Firmas y anónimos

A pesar de ser un medio tradicionalmente infravalorado en su vertiente artística, han sido muchos los artistas atraídos por esta vía de expresión a lo largo del siglo. Casos como el anuncio de Chocolates Amatlle, de 1928, de Rafael de Penagos, poseedor de múltiples premios artísticos; el diseño del paquete de cigarrillos "Ideales", de 1936, realizado por el pintor catalán Carles Vives; el cartel Cinzano, de 1953, del pintor, escultor, grabador y ceramista Luis Seoane o el Toro, de Osborne, realizado por el pintor e ilustrador Manolo Prieto, en 1956.

Junto a estas grandes firmas, están los diseños anónimos, en ocasiones mucho más conocidos y difundidos que los anteriores, pero cuyos autores no han podido ser identificados para esta exposición. Además del ya comentado de Netol, encontramos muchos otros como el del diseño de la colección Austral (1937), o las señalizaciones de tráfico o de metro que aún perviven en nuestros días. Son síntomas de que el valor creativo del diseño gráfico no ha sido algo siempre reconocido y que fue considerado en sus primeras épocas como un elemento más de la producción industrial y de la organización social.

La exposición se cierra con el apartado dedicado a "Los lenguajes del diseño" o las herramientas que los diseñadores utilizan, o han utilizado, en su trabajo creativo: Pictogramas, Tipografía, Blanco y Negro, Color, Imagen e Ilustración, Formas y Texturas y Movimiento.

 

arriba