En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   

Educación intercultural

Una vez restablecida la normalidad en El Ejido, con la reincorporación de los inmigrantes al trabajo, deberíamos plantearnos cómo abordar los conflictos de convivencia que pueden surgir con la llegada de extranjeros a nuestro país y la forma de evitar brotes de violencia como los sucedidos en la comarca del poniente de Almería.
Soy profesor de enseñanza primaria y, en mi opinión, la escuela es el marco ideal para fomentar los valores de tolerancia y respeto a personas procedentes de otros países, con una cultura y una religión propias.
Según datos aparecidos en un diario nacional, el número de niños inmigrantes que cursan la enseñanza obligatoria en colegios madrileños se ha triplicado desde 1996, pasando de 5.726 a 15.467. Al parecer, un tercio de ellos precisan de apoyo escolar, porque no saben castellano o porque en su país de origen no asistían con regularidad a clase.
La Comunidad de Madrid ha anunciado que para el nuevo curso aumentará un 70% el profesorado dedicado a estas tareas de apoyo. Los profesores de educación compensatoria, además de ayudar a los extranjeros que tienen dificultades para seguir las clases, atienden a los niños españoles o extranjeros, que presenten retrasos con respecto al nivel que les corresponde por edad.
Si el 80% de los hijos de inmigrantes asisten a centros públicos, los responsables de la enseñanza de esta Comunidad consideran que los niños con necesidades educativas especiales no se concentren en los centros públicos para evitar la formación de guetos.
Recientemente, María Antonia Casanova, directora general de Promoción Educativa de la CAM, ha declarado que la patronal de la enseñanza privada concertada mantiene ahora una actitud más abierta para acoger a niños inmigrantes y de otras minorías. En palabras de Casanova, "la realidad madrileña impone la educación intercultural".
Dada la concentración de población inmigrante en algunos barrios madrileños, los colegios públicos de Lavapiés, Rastro, Malasaña, Tetúan o El Pilar acogen un gran número de escolares extranjeros y en algunos de estos centros el 70% del alumnado es de origen marroquí, latino americano o chino.
Ante esta situación, los profesores debemos no sólo prestar el apoyo escolar que estos niños necesitan, sino establecer en el aula un clima de respeto y tolerancia, propiciando una educación intercultural que conlleva un enriquecimiento personal para la totalidad del alumnado.

Sebastián del Valle. Madrid.

 
   
 
   

Sobre el fracaso escolar

Durante un congreso celebrado recientemente en Madrid sobre el fracaso escolar organizado por la Fundación por la Modernización de España, se han hecho públicos los resultados del Estudio El fracaso escolar en la Unión Europea, donde se confirma lo que ya el año pasado anticipaba el Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE): España tiene uno de los índices más altos de fracaso escolar (en torno a un 25% en la Educación Secundaria), por encima de la media del resto de los países de la Unión.
Ante este grave hecho, todos los españoles hemos de reaccionar, ya que es un tema que afecta a la educación que reciban los niños y jóvenes de hoy . Por eso, cada uno desde nuestro ámbito de responsabilidad, como padres, profesores, directivos de centros educativos, políticos o agentes sociales, tenemos que tomar medidas urgentes para evitar que esta situación se vaya deteriorando, cada vez más.
Una de las medidas más eficaces es el de concienciar a los estudiantes, desde pequeños, que el aprender exige esfuerzo y que éste siempre merece la pena. Se ha extendido mucho la idea de que hay que aprender jugando, esto no está reñido con el hecho de que también conviene no dejarse arrastrar sólo por lo que apetece en cada momento pues así se está privando a los alumnos del placer del conocimiento al hacerles creer que sólo proporcionan placer aquellas cosas que arrancan carcajadas.
Los buenos profesores deben despertar en sus alumnos el afán de aprender, la curiosidad por descubrir cosas nuevas de la sociedad que les rodea y el afán de superación. Conviene promover la excelencia sin dejar, por ello, de atender a aquellos chicos que tienen más dificultades de aprendizaje pues la auténtica igualdad de oportunidades consiste en ofrecer a todos los alumnos los conocimientos de alto nivel que hagan de ellos personas más sensibles, cultas, formales, capaces de comprender el mundo e incidir en él.
Actualmente muchos de los profesores se encuentran completamente desmotivados pues además la Administración les ha colocado, en muchos casos, al nivel del cuidador o animador socio-cultural de sus alumnos, restándole presencia y relevancia en la sociedad, disciplina en las aulas y autoridad en los colegios.
Solamente si conseguimos volver a revalorizar la figura del profesor lograremos que éste se motive de nuevo para llevar a cabo la tarea tan importante que tiene entre manos pues sin sus aportaciones resultará prácticamente imposible recuperar ese alto índice de fracaso escolar en el que ahora nos encontramos, frente a los demás países de nuestro entorno europeo.

María Hernández-Sampelayo.
Madrid

 
arriba