La Oficina del Defensor del Menor
de la Comunidad de Madrid presenta
su nueva mascota
Dimas, un personaje
mitad humano mitad pájaro, defenderá los derechos
de todos los niños y jóvenes

Madrid. MARGARITA GIRON
La Oficina del Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid ha presentado a Dimas, su nueva mascota. Este personaje, mitad humano mitad pájaro, pretende acercar los servicios de esta institución a sus bene-

ficiarios, todos los niños y jóvenes de entre 0 y 18 años. "Dimas es un niño o una niña, no se sabe, pero tampoco importa, porque da lo mismo; también podría llamarse la Defensora del Menor, y es distinto porque nació en el nido de unos pájaros, pero es igual, porque lo que importa es que quiere ayudar a las niñas y a los niños que viven en Madrid" explica el Defensor del Menor, Javier Urra.

Dimas ha sido apadrinado por el actor Emilio Aragón, quien señaló la importancia de que todos los niños y jóvenes sepan de su existencia para que puedan acudir a él siempre que tengan problemas.

En este sentido, Javier Urra destacó que la mascota pretende ser el presente y futuro de la institución que preside, más alla de quien esté al frente de la misma en cada momento político. Además, con el fin de acercarla a sus jóvenes usuarios, se ha creado una imagen que puedan reconocer personas de todas las edades y culturas, y que transmite conceptos universales como la protección, la comprensión, la ayuda, la cercanía, la atención y la respuesta. "Para que el impacto entre los niños sea mayor –añade Urra- se han tenido en cuenta criterios como el sentido del humor, el juego, la ironía, y la ternura, sin perder por ello la seriedad de los mensajes que se pretende transmitir".

Su historia

Entre los accesorios de la mascota se encuentra un pin, un cuaderno de juegos y una agenda en cuyas páginas se cuenta la historia de Dimas. Así se explica a los niños que sus alas le sirven acoger en su interior a todos aquellos que tienen problemas mientras se buscan soluciones, a la vez que son armas para atrapar a los malos y hacer que vayan ante la justicia para que decida el castigo que se merecen por su maldad.

Dimas también tiene buen ojo y, a menudo, asesora a las instituciones y organizaciones sobre como conseguir un mundo mejor para los más pequeños. Además, es independiente, nadie puede mandar en sus decisiones, porque están basadas en las leyes. Dimas tiene mucho interés en que todos los niños sepan que sabe guardar muy bien los secretos que le cuentan.

Premios

Por otra parte, la Oficina del Defensor del Menor ha creado un premio anual cuyo objetivo es fomentar entre los menores las conductas solidarias y el respeto hacia los otros. Pueden presentarse individualmente o en grupo, siempre que sean menores de 18 años y se hayan distinguido por una actividad continuada en defensa de los derechos de la infancia. El premio, que no será en metálico, está valorado en 600.000 pesetas.

 

arriba