En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   

Sobre el fracaso escolar

Durante un congreso celebrado recientemente en Madrid sobre el fracaso escolar organizado por la Fundación por la Modernización de España, se han hecho públicos los resultados del Estudio El fracaso escolar en la Unión Europea, donde se confirma lo que ya el año pasado anticipaba el Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE): España tiene uno de los índices más altos de fracaso escolar (en torno a un 25% en la Educación Secundaria), por encima de la media del resto de los países de la Unión.
Ante este grave hecho, todos los españoles hemos de reaccionar, ya que es un tema que afecta a la educación que reciban los niños y jóvenes de hoy . Por eso, cada uno desde nuestro ámbito de responsabilidad, como padres, profesores, directivos de centros educativos, políticos o agentes sociales, tenemos que tomar medidas urgentes para evitar que esta situación se vaya deteriorando, cada vez más.
Una de las medidas más eficaces es el de concienciar a los estudiantes, desde pequeños, que el aprender exige esfuerzo y que éste siempre merece la pena. Se ha extendido mucho la idea de que hay que aprender jugando, esto no está reñido con el hecho de que también conviene no dejarse arrastrar sólo por lo que apetece en cada momento pues así se está privando a los alumnos del placer del conocimiento al hacerles creer que sólo proporcionan placer aquellas cosas que arrancan carcajadas.
Los buenos profesores deben despertar en sus alumnos el afán de aprender, la curiosidad por descubrir cosas nuevas de la sociedad que les rodea y el afán de superación. Conviene promover la excelencia sin dejar, por ello, de atender a aquellos chicos que tienen más dificultades de aprendizaje pues la auténtica igualdad de oportunidades consiste en ofrecer a todos los alumnos los conocimientos de alto nivel que hagan de ellos personas más sensibles, cultas, formales, capaces de comprender el mundo e incidir en él.
Actualmente muchos de los profesores se encuentran completamente desmotivados pues además la Administración les ha colocado, en muchos casos, al nivel del cuidador o animador socio-cultural de sus alumnos, restándole presencia y relevancia en la sociedad, disciplina en las aulas y autoridad en los colegios.
Solamente si conseguimos volver a revalorizar la figura del profesor lograremos que éste se motive de nuevo para llevar a cabo la tarea tan importante que tiene entre manos pues sin sus aportaciones resultará prácticamente imposible recuperar ese alto índice de fracaso escolar en el que ahora nos encontramos, frente a los demás países de nuestro entorno europeo.

María Hernández-Sampelayo.
Madrid

 
   
 
   

La importancia de las Matemáticas

El 2.000 va a ser un Año Mundial de las Matemáticas, una iniciativa que considero muy interesante para cambiar la mala imagen de esta asignatura, que muchos alumnos ven como un verdadero "hueso" y que registra uno de los índices más elevados del fracaso escolar. Con el apoyo de la Unesco, los matemáticos de todo el mundo se esforzarán a lo largo de estos meses en fomentar el uso de esta disciplina en los países en vías de desarrollo y analizarán los desafíos a los que se enfrenta en el nuevo siglo.
Es, por tanto, un momento idóneo para que los profesionales que imparten Matemáticas se esfuercen también en inculcar a los escolares una visión distinta de dicha disciplina y hacerles ver su gran utilidad para nuestra sociedad. Según el CSIC, España ha conseguido en los últimos 20 años contribuir al 4% de los avances que se dan en este campo cada año cuando la media de la aportación científica en otras disciplinas científicas se sitúa en el 2,6%.
Los docentes tenemos que la obligación, en un evento tan señalado, de cambiar esa visión negativa que muchos escolares tienen de una ciencia, que para ellos sólo representa un cúmulo tedioso de números y operaciones sin ninguna aplicación en la vida cotidiana. Nuestros alumnos deben saber que el proceso matemático está presente cada vez más en el mundo tecnológico que nos rodea, desde el funcionamiento de los compact disc hasta el desarrollo informático, y que esta disciplina es, sin duda, una pieza básica para nuestro futuro.

Juan García Ramírez
Madrid

 
arriba