Los sindicatos y las organizaciones de padres han entrado con diferentes planteamientos
en el debate iniciado por el MEC sobre la conveniencia de reformar la ESO para combatir el fracaso escolar. (Foto: Rafael Martínez)

División de opiniones ante la reforma de la ESO
Asociaciones de padres y profesores discrepan
al valorar las jornadas organizas por el MEC y los cambios anunciados por el secretario de Estado
La celebración de unas jornadas sobre la ESO organizadas por
el MEC, las propias conclusiones de ese debate, y las cambios en la enseñanza obligatoria anunciados por el secretario de Estado de Educación, han originado reacciones encontradas entre organizaciones de padres y sindicatos. Mientras la CONCAPA y USO apoyan dichas medidas frente al fracaso escolar,
la CEAPA, el PSOE, CC.OO, UGT y los STEs las rechazan frontalmente, acusan al MEC de electoralismo, y piden más medios para favorecer la calidad de la enseñanza.

Madrid. G. A.
El presidente de la CONCAPA, Agustín Dosil, ha valorado muy positivamente la intención del MEC de reformar la ESO, anunciada por el secretario de Estado de Educación, Jorge Fernández, y cree que dicha reforma debe ser urgente "porque no se puede ver pasar los años mientras que el fracaso escolar sigue aumentando". En su opinión, existe un consenso generalizado en el profesorado sobre la necesidad de tomar medidas en torno al clima escolar, y es preciso remodelar los tiempos escolares "ya que de todos es sabido que España es el país con menor número de horas lectivas de Europa".

También la Federación de Enseñanza de USO se ha mostrado partidaria de modificar el currículo de la ESO, "para que con dichos retoques disminuya el fracaso escolar y mejore la calidad del sistema educativo". Según el secretario general de esta organización, José Luis Fernández, "la LOGSE es una ley que hay que defender, pero sin tomar su defensa como una cruzada porque hay cosas que pueden mejorarse, como por ejemplo algunos retoques en la FP, facilitando el acceso de los alumnos de grado medio al grado superior, y las posibles modificaciones que pueden introducirse en el currículo de la ESO".

Por contra, la otra confederación de padres, la CEAPA, ha rechazado la anunciada reforma, calificada de "absurda" por su presidente, Carlos Ladrón de Guevara, quien considera que lo que hace el Gobierno "es tirar balones fuera amparándose en las propuestas de unos profesores elegidos de forma tendenciosa, aleatoria y sesgada". Además, entiende que "lo que hay que reformar es el calendario escolar, que es más reducido que la media europea, y hay que dar mayor apoyo a los alumnos con necesidades especiales y refuerzo a los centros con presencia de estudiantes inmigrantes".

Mas medios

El secretario de Relaciones con los Medios del PSOE y ex ministro de Educación, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha afirmado que "el Gobierno lleva cuatro años trabajando para que la ESO fracase, y lo que debe hacer es facilitar los medios económicos y humanos que no ha puesto en esos últimos cuatro años, para que el sistema funcione correctamente". Ha calificado de "disparate atroz" la propuesta de realizar una prueba o "reválida" al final de la ESO, y ha asegurado que el PSOE se opondrá a la desaparición de algunas optativas, como la Cultura Clásica y el Francés, que son las más elegidas por los alumnos. En este sentido, ha criticado que el Ejecutivo plantee una reforma para potenciar las Humanidades y al mismo tiempo pretenda suprimir las citadas asignaturas.

Los responsables de la Federación de Enseñanza de CC.OO han calificado las jornadas organizadas por el MEC como "publicitarias y electoralistas", y han lamentado "la escasa representatividad de los ponentes y los asistentes, seleccionados de forma interesada". También han indicado que este debate ha demostrado "la voluntad del MEC de realizar un discurso único, y la falta de rigor en muchos planteamientos, que ha impedido profundizar en las posibles alternativas", y han pedido más dotaciones y recursos para mejorar la ESO".

Electoralismo

FETE-UGT ha difundido un comunicado en el que manifiesta su rechazo "ante la forma y el fondo de las supuestas conclusiones de las jornadas sobre la ESO organizadas por el MEC, que no han sido más que una representación teatral y electoralista en la que, a partir de las lógicas dificultades planteadas a título individual por unos profesores que no sabemos cómo han sido seleccionados, pretenden establecer conclusiones definitivas". Según este sindicato, se quieren establecer "nuevos filtros de selección aparcando a los alumnos con dificultades, y de forma que unos estudiantes irán hacia el bachillerato, la universidad y el prestigio social, otros hacia una FP degradada y los demás hacia la marginación".

Por último, la Confederación de STEs cree que el MEC parte "de un análisis de la situación actual absolutamente incompleto y sesgado, pues responsabiliza del fracaso escolar y del desinterés por los estudios de un porcentaje del alumnado del segundo ciclo de ESO, a la actual estructura de esta etapa y al principio de comprensividad que la impregna. Y mientras tanto, no se están aplicando las medidas de atención a la diversidad y las adaptaciones curriculares a los estudiantes con problemas de aprendizaje". Por ello, pide "financiación suficiente para la puesta en marcha de las medidas que están contempladas en la legislación vigente, y que contribuirían a disminuir considerablemente el fracaso escolar al finalizar la ESO", y a la vez "aumentar el cupo del profesorado y mejorar su formación permanente, para favorecer una atención más personalizada y diversificada a los alumnos".

 

arriba