Manifiesto por una enseñanza laica

Las organizaciones que integran la Plataforma por la escuela pública creen que el MEC pretende establecer una asignatura alternativa a la religión, y se oponen a que ambas puedan ser evaluables y cuenten en la nota del expediente académico. Sin embargo, Mariano Rajoy ha dicho que el Gobierno no tiene previsto crear dicha asignatura, y ha propuesto el diálogo para ver "si es bueno o malo" que los alumnos estudien diversos
tipos de valores y la historia de las religiones.

Madrid. G. ARIANES
La "Plataforma para la defensa de la escuela pública", integrada por los sindicatos de profesores CC.OO, CGT, FETE-UGT y STEs, por el Sindicato de Estudiantes, por los Movimientos de Renovación Pedagógica, y por la confederación de padres CEAPA, han elaborado un "Manifiesto por una enseñanza laica". Y han anunciado su intención de movilizarse si el Gobierno aprueba el proyecto de decreto que reformaría la asignatura de Religión, estableciendo a la vez una disciplina de Valores Cívicos como alternativa.

Todas estas organizaciones se oponen a que ambas materias sean evaluables y cuenten en la nota media del expediente académico de los alumnos, tanto de cara a la selectividad como para acceder a las becas. Además, consideran que la Religión debe enseñarse fuera de las aulas, y los Valores Cívicos deberían impartirse de manera transversal en todas las asignaturas.

Los representantes de la Plataforma han manifestado en una reciente rueda de prensa su convencimiento de que el borrador ministerial filtrado a la prensa es algo más que un simple documento de trabajo. Sospechan que el MEC tiene la firme intención de promulgarlo, aunque sea en la próxima legislatura. Y creen que este proyecto "subvierte la aconfesionalidad del Estado español, responde únicamente a los intereses de la Conferencia Episcopal, que no quiere acatar las diferentes sentencias dictadas por el Tribunal Supremo, y desvela el auténtico rostro del Gobierno, que en el tramo final de la legislatura quiere contentar a los sectores conservadores que le respaldan".

Respeto a la pluralidad

Por todo ello, los firmantes del manifiesto reclaman "un modelo laico de enseñanza, compatible con el carácter aconfesional del Estado, que sea el principal garante de la educación en valores. Los centros de enseñanza -añaden- no pueden confundirse con un púlpito". Se oponen a "la programación de asignaturas de sesgo confesional, que recargan el horario y el currículo en detrimento de otras materias formativas del área socio-humanística". Y afirman que "la enseñanza religiosa debe mantenerse fuera del ámbito escolar, evitando las confusiones sobre la aconfesionalidad del Estado, en beneficio del respeto a la pluralidad de opciones ideológicas y religiosas".

Por contra, el ministro de Educación y Cultura, Mariano Rajoy, ha afirmado en el Congreso de los Diputados que el Gobierno no tiene previsto crear una asignatura alternativa a la Religión. En respuesta a una pregunta de la diputada socialista Amparo Valcarce, ha señalado que "cuando pase el fragor electoral habrá que analizar si es bueno o malo que los escolares españoles estudien determinados tipos de valores. Habrá que estudiar si es bueno o malo que estudien la historia de las religiones o determinados tipos de valores, y lo hagan desde una perspectiva laica o confesional de la religión católica, islámica, judaica o musulmana, que son las que en estos momentos tienen convenios con el Estado". Por último, Mariano Rajoy ha añadido que el borrador ministerial no vulnera ninguna sentencia del Tribunal Supremo, "ni ha provocado alarma social, sino posturas a favor y en contra".

 


Mariano Rajoy dice en el Congreso que el Gobierno
no tiene previsto crear una asignatura alternativa a la Religión
arriba