Más de 600 trabajos participan
en el certamen Leer es vivir
La novela "Quiero ser lo que seré", de la mexicana Silvia Molina, obtiene el premio en la modalidad de literatura juvenil

Madrid.
La novela Quiero ser lo que seré, de la escritora mexicana Silvia Molina ha obtenido el premio de literatura juvenil Leer es vivir que patrocina la editorial Everest. En este apartado ha merecido una mención de honor El mundo de Ayub, de Paloma Ruiz Vivas. El premio ha quedado desierto en la modalidad de literatura infantil.

La tercera convocatoria de este certamen ha tenido un gran éxito de participación, con más de 600 originales procedentes de todas las comunidades autónomas y de países iberoamericanos como Honduras, Argentina, Cuba, Costa Rica, Bolivia, Puerto Rico, Ecuador, Colombia, México, Guatemala, Perú, Uruguay y Venezuela. También han concursado obras procedentes de Israel, Francia, Alemania y Estados Unidos.
Los organizadores del certamen consideran que el alto número de participantes denota el dinamismo existente en la narrativa infantil y juvenil y el interés que despierta este genero literario en la actualidad. También valoran muy positivamente la repercusión y difusión de los premios fuera de España, lo que contribuye a su consolidación.
Quiero ser lo que seré, cuya autora obtendrá un premio de dos millones de pesetas, plantea las dificultades de una niña disléxica que recibe un tratamiento educativo inadecuado. El jurado del certamen, presidido por el especialista en literatura infantil y Juvenil, Jaime García Padrino, decidió dejar desierto el premio en la categoría Infantil, a la que se presentaron más de 400 trabajos.
Esta tercera edición de los premios Leer es vivir se convocó el pasado mes de febrero y la admisión de originales a concurso se cerró el 30 de junio. El premio recayó el pasado año en las autoras Paz Hurlé (infantil) por Dos días alocados, y en Pura Azorín (modalidad juvenil) por ¿Dónde está el Sr. Spock?. El certamen se enmarca dentro del proyecto lector Leer es vivir que promueve el grupo Everest para fomentar los hábitos de lectura entre los más jóvenes, y para apoyar la narrativa española en el ámbito infantil y juvenil.

arriba