En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   

La reforma de la FP

No acabo de entender la polémica que se ha suscitado en torno a la reforma de la Formación Profesional y a la posibilidad de que los alumnos que cursan los ciclos formativos de grado medio puedan ingresar en los ciclos de grado superior sin necesidad de cursar bachillerato o esperar a tener cumplidos 20 años. De todos es sabido el desprestigio que durante décadas ha sufrido la FP, unas enseñanzas que en muchas ocasiones han sido el refugio para los que fracasaban en el sistema educativo.
Los grupos políticos deberían ponerse de acuerdo para buscar una salida consensuada a este problema y hacer realmente de la Formación Profesional un sector de enseñanza con peso específico y atractivo para los estudiantes que finalizan la Secundaria Obligatoria. En este sentido, suscribo las opiniones del profesor Jose Luís García Garrido, quién en un reciente artículo sobre el tema venía a decir que el camino para prestigiar la FP no se hace a base de desprestigiar los niveles secundarios, reduciendo la exigencia académica de sus objetivos, o a base de elevar innecesariamente la edad de los alumnos. "El prestigio de la FP –señalaba García Garrido- tiene que cimentarse en la calidad intrínseca de la propia FP y, sobre todo, en la mentalidad de los españoles".

Javier Alvarez. Madrid

 
   
 
   

«Ya se les pasará»

Tristeza, apatía, falta de interés o crisis de llanto son síntomas que presentan algunos niños al comienzo del curso escolar. En ocasiones, los padres definen estos comportamientos como simples rabietas, pero pueden constituir la punta del iceberg de un depresión en toda regla. Según diversos estudios, entre el 8% y el 10% de la población infantil está afectada por depresión. La llamada de alarma surge —en opinión de los expertos— si estas crisis son profundas, duran varias semanas o bien se producen con relativa frecuencia. Los adultos suelen adoptar la postura indolente de "ya se les pasará", pero no aparece como la forma más efectiva de afrontar este problema.
Una vez identificada esta alteración psicológica, los expertos recomiendan una visita al especialista, porque en numerosos casos se producen retrasos y estos inicios depresivos hay que afrontarlos lo más tempranamente posible, para conseguir una curación rápida y efectiva.
Los adultos nos preguntamos qué extraños mecanismos operan en el cerebro de un niño para que adopte estos comportamientos a la hora de enfrentarse a un nuevo curso. Antes que los padres, con frecuencia, son los profesores quienes toman conciencia del problema y establecen como una de las causas más frecuentes el fracaso escolar. Si el alumno el pasado curso no ha obtenido unos buenos resultados académicos, piensa que este año le va a suceder igual.
El carácter también puede favorecer la aparición de las crisis depresivas, como es el caso de los niños hipersensibles o introvertidos o bien aquellos que, desde sus primeros años, manifiestan un alto grado de responsabilidad.
Por último, debemos observar atentamente el ambiente familiar y afectivo en el que se desenvuelve la vida de los más pequeños. Cualquier alteración o cambio que se produzca en su entorno más próximo puede provocar estas manifestaciones depresivas.

María Amalia Suárez Garrido. Alcobendas (Madrid)

 
arriba