La escuela debe combatir
el excesivo individualismo actual

Victoria Camps pronuncia una conferencia
dentro del ciclo "La educación que queremos".
Las dos vías para combatir el excesivo individualismo actual son la educativa y la política, según la catedrática de Etica de la Universidad Autónoma de Barcelona, Victoria Camps. Esta es la conclusión de su conferencia dentro del ciclo "La educación que queremos", organizado por la Fundación Santillana.

Madrid.
"La escuela tiene mucho que hacer en la formación de hábitos de convivencia que acostumbren a ver al otro como un igual, a respetarlo y a ayudarle si lo necesita", según Victoria Camps. La catedrática de Etica de la Universidad Autónoma de Barceloma hizó esta declaración en el transcurso de su conferencia "La identidad ciudadana".
"Por supuesto", añadió Victoria Camps en sus conclusiones, "que la escuela no es la única responsable de la falta de compromiso de los ciudadanos. Las leyes y los proyectos políticos han de ponerse al día y hacer frente a los nuevos problemas. Pero el proyecto político caerá en el vacío si no hay buena disposición ciudadana".
Para la conferenciante, existe un exceso de individualismo en el ciudadano actual. Y las dos vías para combatirlo son: la primera educativa, con la formación de jóvenes para que se comprometan con la colectividad; y la segunda política, con una descentralización del poder, para acercarlo a la colectividad y está pueda sentirlo más cercano y como propio.
En cuanto a la vía educativa, para que esta sea posible, "hay que pensar que las escuelas son realidades concretas y plurales", añadió Victoria Camps. "No es la escuela en abstracto la que debe formar ciudadanos, sino la escuela concreta y singular que vive problemas específicos de falta de ciudadanía".

Vinculación territorial
Esta escuela, continúo, necesita, por una parte más autonomía para organizar sus proyectos educativos y dar cuenta de ellos. Por otra parte, debe tener más vinculación al territiorio y coordinación con las instancias territoriales más cercanas, como municipios, movimientos cívicos y asociaciones.
Esto segundo es necesario, tanto para resolver problemas como para la dualización del sistema educativo y la aparición de guetos, que hacen imposible la aceptación de alumnos distintos, como para llevar a cabo una tarea educativa verdaderamente comunitaria.
"No es, en conclusión", terminó la catedrática de Etica, "por la vía de un patriotismo estrecho y cicatero como puede construirse la identidad ciudadana, sino por la reflexión acerca de los obstáculos que se dan en nuestra sociedad para fomentar hábitos de participación y de compromiso con los problemas de nuestro tiempo. Reflexión que carece de operatividad en abstracto, pero puede ser eficaz si no desconecta de los conflictos que la sociedad tiene".

arriba