Mariano Rajoy, Ricardo Díaz Hochleitner (a su izquierda) y Jesús Polanco (a su derecha), durante la inauguración de la XIV Semana Monográfica Santillana.
(Foto: Rafael Martínez)
La educación es
el servicio público de mayor
incidencia social
La Semana Monográfica de la Fundación Santillana analiza la finaciación
de la enseñanza

Numerosos expertos analizan los aspectos financieros de la educación en los países iberoamericanos y buscan alternativas a las crecientes necesidades de la misma, en el foro de debate que cada año organiza la Fundación Santillana. El ministro de Educación y Cultura, Mariano Rajoy, ha destacado que el gasto educativo en España es el más alto desde 1992.

Madrid.- MARGARITA GIRON
El ministro de Educación y Cultura, Mariano Rajoy, ha asegurado que la educación "es el servicio público de mayor incidencia social" por cuanto afecta a más de ocho millones de españoles, ya que casi un 25% de la población son estudiantes.
"España no tiene problemas educativos de tipo cuantitativo, sino más bien de calidad. La enseñanza no topa con factores económicos, pues en la actualidad es gratuita en nuestro país". Así lo manifestó el titular de Educación durante el acto de inauguración de la Semana Monográfica de la Fundación Santillana, que este año tiene como tema central de debate y reflexión "La financiación de la educación".
Rajoy señaló que el gasto en educación no universitaria es el más alto en nuestro país desde 1992, lo que permite, entre otras cosas, que el 83% de los niños de 3 a 4 años estén escolarizados y que esta cifra alcance al 100% de los que tienen entre 4 y 5 años. Además, el sistema de becas y ayudas, que este curso supera los 100.000 millones de pesetas, "cubre aquellos aspectos donde la gratuidad no es total y garantiza que, por razones económicas, nadie quede excluido de la posibilida de estudiar", añadió el ministro.
Para el titular de Educación las medidas más urgentes en materia educativa hay que tomarlas en el terreno de la calidad. En concreto, hay que reforzar la enseñanza de la Lengua y las Matemáticas, a la vez que se mejora el conocimiento y aprendizaje de las nuevas tecnologías. También es necesario anticipar la enseñanza de idiomas a edades cada vez más tempranas, así como reforzar las Humanidades y la educación en valores.

Evaluación educativa
El ministro señaló que en breve pedirá al Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE) un diagnóstico general del grado de conocimiento de los alumnos de 16 años. En relación con esto, explicó que también es necesario mejorar el sistema de calificaciones académicas y mostró su interés por adaptar las enseñanzas a las motivaciones de los alumnos a partir de una determinada edad.
Respecto a la Formación Profesional, Rajoy insistió en la necesidad de otorgar a estos estudios el prestigio social que les corresponde, sobre todo en un país con exceso de titulados universitarios y déficit de especialistas.
En el ámbito de la enseñanza universitaria, destacó como prioridades la movilidad de los alumnos y la función investigadora de la Universidad.
En cuanto a la investigación, el ministro explicó que el Gobierno aprobará en el próximo mes de noviembre el nuevo Plan de Investigación y Desarrollo, "en el que se van a integrar, por primera vez, todas las actuaciones públicas dirigidas a este terreno, y que supondrán más de medio billón de pesetas".
Por su parte, Ricardo Díaz Hochleitner, presidente del Club de Roma y director de las Semanas Monográficas de Santillana, aseguró que "la tarea prioritaria en educación sigue siendo asegurar la igualdad de oportunidades para todos. La enseñanza "debe constituir la prioridad indiscutible de todo Estado moderno con visión de futuro", afirmó Hochleitner, para quien "la limitación de recursos sigue siendo artificial".
"El problema esencial ľaseguró- consiste en una falta de voluntad decidida de los Gobiernos y del sector privado por encontrar solución a las necesidades reales en materia de educación".
En esta XIV Semana Monográfica interviene también Donald Winkler, representante del Banco Mundial, para quien la desigualdad educativa queda patente en el acceso de la población con menos recursos a la enseñanza superior. En este sentido, señaló que en España el 40% de los ciudadanos con menos renta suponen el 20% de las matrículas universitarias, un porcentaje muy superior al de muchos países de América Latina.

arriba