Reproducciones
de un galeón de y del campanario de una iglesia española en Saipan, en las Marianas del Norte. Uno los pocos recuerdos de la arquitectura colonial que sobrevivieron
a la II Guerra Mundial. (Fotos: Magali Berenguer)

La pérdida de Cuba y Filipinas estuvo seguida, en 1899, por la Oceanía Española. Cien años después, una exposición itinerante recorre estas islas, con una muestra de lo que aún
se conserva del legado español. Paralelamente, una segunda exposición, formada por copias, viaja por España y puede que también se traslade a Alemania y a México.

Una exposición itinerante recoge las huellas de la colonización
en la llamada Oceanía Española

Madrid. ALFONSO PEZUELA
Una muestra de la herencia dejada por España en lo que fueron sus colonias en el Pacífico puede visitarse actualmente en el Museo Nacional de Antropología, con sede en Madrid. La exposición lleva por título "Islas del Pacífico. El legado español" y su presentación coincide con el centenario de la retirada española de aquellas colonias, en 1899, tras la derrota, un año antes, frente a Estados Unidos.

"Estas islas fueron descubiertas en 1565 por la expedición de Magallanes, pero no comenzó a haber presencia real española hasta un siglo después", explica Javier Galván, comisario de la exposición". Así, la evangelización y la colonización de lo que se llegó a llamar la Oceanía Española no comenzó hasta 1668. Antes, y durante un centenar de años, la isla de Guam sirvió simplemente de escala en la travesía del galeón que iba de Acapulco, en México, a Manila, la capital de Filipinas.

Conocido como el "galéon de Acapulco", este era el único nexo entre Filipinas y la metrópoli. En él podían viajar descendientes de españoles nacidos en México y que nunca habían estado al otro lado del Atlántico. Esto, junto al hecho de que las colonias del pacífico formaran parte del Virreinato de México, hace que los mexicanos olviden a veces a España y se muestren orgullosos de su influencia en Oceanía. Lo que no puede discutirse es que la aportación española se produjo a través de este virreinato.

Conexión mexicana

Los asentamientos españoles no comenzaron, pues, de una manera significativa hasta la llegada de los jesuitas, con la evangelización, impulsada por Mariana de Austria, fundamentalmente en las Islas Marianas, bautizadas con el nombre de esta reina. Tras el desastre del noventa y ocho, a la pérdida de Cuba y Filipinas, hubo que añadir la de la Oceanía Española.

Desde entonces, la más importante de todas las islas, Guam, de gran importancia estratégica, ha permanecido bajo soberanía de los Estados Unidos, salvo un periodo en el que dependieron de Japón. La población de Guam obtuvo la nacionalidad estadounidense después de la II Guerra Mundial.

Pero el gran conjunto de los archipiélagos no le interesaron a la gran potencia, que comenzaba a emerger en el norte del continente americano. Y España abandona la zona tras la derrota, con su venta a Alemania. Este país permaneció allí hasta la pérdida de lo que comenzaba a ser su incipiente imperio, al acabar la I Guerra Mundial.

Entre lo que fue la Oceanía Española hasta hace cien años, además de la isla de Guam,.se encuentran, principalmente, lo que son hoy la Mancomunidad de Islas Marianas del Norte, la República de Palos y los Estados Federados de Micronesia.

Réplicas viajeras

En Madrid, la muestra fue inaugurada por el director general de Cooperación Cultural, Rafael Rodríguez Ponga. Su gestación comenzó cuando el actual comisario, Javier Galván, recibió el encargo oficial de llevar a cabo un trabajo de investigación para realizar un inventario y un estudio de los restos de la presencia española en estas islas del Pacífico.

Una semana después de ésta presentación, la exposición, concebida para tener carácter itinerante, se inauguró también, de manera paralela, en Manila. La explicación está en que se han realizado copias de todas las piezas que la constituyen. Estas son las que se encuentran actualmente en España.

Con anterioridad, la muestra que podíamos llamar "clónica" estuvo en Santander. Durante parte de su estancia en la capital cántabra, se celebró un curso en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo sobre el tema. Ahora, tras su estancia en Madrid, está previsto que viaje también a Santiago de Compostela, que será una de las capitales europeas en el año 2000.

Proyección internacional

Es probable que la muestra vaya también a Barcelona y a Valencia. Y hay proyectos para hacerla llegar a Alemania, el país bajo cuya soberanía estuvieron estas colonias españolas en el Pacífico, tras su venta en 1898 con la excepción de Guam. México también se ha mostrado interesado, dado su relación en el pasado con ellas, pero aún no se ha concretado nada.

Paralelamente a este recorrido de la muestra "clónica", la real está viajando por la antigua.Oceanía Española, con el añadido de las Filipinas, en cuya capital, Manila, se encuentra ahora.

En su conjunto, las piezas que se exhiben incluyen dibujos, mapas, maquetas y fotografías. Con todo este material se recupera la imagen de edificios civiles, fuertes, murallas, puertos, faros, iglesias, cementerios... Hay también piezas procedentes de museos españoles, como pinturas, libros, dibujos, planos, mapas, partituras musicales y otros objetos. Entre los cuadros, destaca el retrato de Mariana de Austria, de Claudio Coello.

En concreto, los museos españoles que participan son el del Prado, el Nacional de Antropología, el de América y el Naval, junto con varias colecciones privadas. Todo ello bajo la organización de la Dirección General de Cooperación y Comunicación Cultural del Ministerio de Educación y Cultura.

 

arriba