Congreso sobre orientación e intervención psicopedagógica
en la enseñanza

Las conclusiones del encuentro abogan por un acuerdo nacional en educación

Madrid.— "La enseñanza es algo más que una transmisión de conocimientos; es una función mediadora del proceso de aprendizaje y del sujeto que aprende, y el exceso de contenidos curriculares dificulta la tarea de aprendizaje de los alumnos, especialmente de los más aventajados". Esta es una de las principales conclusiones del "III Congreso Internacional de Psicología y Educación" celebrado recientemente en Santiago de Compostela, en el que se ha recomendado "seleccionar los conocimientos y adaptarlos a las diferencias individuales".
La Asociación de Psicología y Educación, y Psicopedagogía ha organizado este Congreso, en el que ha participado más de 1.100 expertos de 22 países. Las sesiones de trabajo se han dedicado a debatir el tema "Orientación e intervención psicopedagógica", y se han estructurado en torno a 12 conferencias, un centenar de ponencias, 120 mesas redondas y talleres, y más de 500 comunicaciones.
En las conclusiones se afirma que "la orientación vocacional hacia los estudios superiores no es del todo compatible con el sistema vigente de acceso a la universidad, y con alguna de las medidas anunciadas recientemente". En consecuencia, los congresistas reclaman "una mayor vinculación entre el mundo educativo y el mundo laboral, y mayores dotaciones de recursos materiales y personales para los departamentos de orientación".
También consideran necesario "prestar una atención preferente al problema de la excepcionalidad y, más concretamente, a la superdotación y al talento por un lado, y a las discapacidades físicas y psíquicas, desarrollando modelos educativos que permitan una integración real y académicamente satisfactoria". Y creen que las tecnologías "no deben cumplir solamente una función instrumental, sino que deben generar inteligencia".
Por último, durante el Congreso se ha puesto de manifiesto que la implantación de la LOGSE y, especialmente, de la Educación Secundaria Obligatoria presenta deficiencias que hay que subsanar cuanto antes, y que los participantes atribuyen a una posible precipitación en su puesta en marcha, por lo que muchos profesores no han tenido tiempo suficiente para prepararse a las nuevas enseñanzas. Por todo ello, en las conclusiones se reclama "un acuerdo nacional sobre educación que asegure la estabilidad en el sistema al margen de los vaivenes políticos".

arriba