"Los narradores cautivos", primer título de la nueva Serie Roja
de Alfaguara
Espasa edita "¡Va de cuentos!", una antología de los primeros cien relatos de su colección juvenil
El actor Fernando Fernán Gómez con un grupo de niños, en una escena de la película "La lengua de las mariposas".

Ejercicios de vida

"La lengua de las mariposas" construye una hermosa visión sobre el aprendizaje y la enseñanza

Una historia de aprendizaje y de libertad, inspirada en tres relatos de Manuel Rivas, ha permitido a José Luis Cuerda crear una fascinante figura moral en su última película: la de un maestro de escuela en una Galicia rural, meses antes de la guerra.

Madrid. JULIA FERNANDEZ
La relación de un niño asmático, que acude por vez primera a la escuela, y un maestro íntegro y sensible, que le iniciará en el amor a la vida, es el eje de "La lengua de las mariposas", una película que devuelve a la dirección cinematográfica a José Luis Cuerda, después de años dedicado sólo a la producción.

La historia se desarrolla a finales del invierno de 1936, en un pequeño pueblo gallego. Moncho, un niño de ocho años con problemas de asma, se va a incorporar por vez primera a la escuela. Tiene terror porque ha oído decir que los maestros pegan pero, después de su primera huida, encontrará en la figura de su maestro Don Gregorio la puerta por la que accede al aprendizaje del saber y de la vida. El 18 de julio, la relación entre maestro y aprendiz se verá truncada y los valores y principios inculcados quedarán relegados en un marco de intolerancia.

Magisterio socrático

Con guión de Rafael Azcona, música de Alejandro Amenabar, e interpretaciones de Fernando Fernán Gómez y del niño Manuel Lozano, la película ha tenido una gran acogida de crítica y público en la sección no competitiva del Festival de San Sebastián de este año. "Mi película habla de las razones que hacen que los sentimientos sean valiosos, y quizá no sea eso lo que se lleva hoy en día", comentaba José Luis Cuerda en la presentación. "A mí siempre me llamó la atención la figura de Sócrates. El maestro de mi película también pregunta mucho. Ha habido un momento en la sociedad española en que se ha producido la quiebra del respeto. Yo no reivindico la adoración sino el respeto al que sabe más y dedica su vida a enseñar."

Como ocurrió en "Secretos del corazón", de Montxo Armendariz, el niño protagonista ha sido un deslumbrante descubrimiento. Manuel Lozano fue seleccionado para el papel de Moncho entre dos mil quinientos niños y niñas que vio el director por los colegios y escuelas de Galicia. Su desparpajo y capacidad de expresión son un armónico contrapunto a ese maestro de la Institución Libre de Enseñanza al que Fernando Fernán Gómez le ha prestado, sin condiciones, su físico y su sensibilidad.

 

arriba