Expertos educativos aseguran
que las nuevas tecnologías
pueden reducir el fracaso escolar

La UNED desarrolla un curso sobre «Estrategias, medios y tecnologías en la enseñanza-aprendizaje».

La incorporación de nuevas tecnologías, como Internet, a la educación, puede reducir el fracaso escolar, según manifestó María Luisa Sevillano, directora del curso sobre "Estrategias, medios y tecnologías en la enseñanza-aprendizaje", que la UNED ha organizado recientemente en Segovia.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
"La utilización de las nuevas tecnologías y los medios de comunicación incrementan la motivación de los alumnos y contribuye a mejorar su rendimiento", afirmó esta profesora, pero advirtió que su incorporación al aula conlleva "más trabajo para los profesores por lo que éstos suelen mostrarse reacios a utilizarlas".
Estas son algunas de las conclusiones de la investigación realizada por esta profesora titular de la UNED y por Donaciano Bartolomé, profesor de la Universidad Complutense, quien también intervino en los cursos de verano organizados por la UNED en Segovia.
En opinión de Sevillano, "los profesores tienen, en ocasiones, miedo a las nuevas tecnologías aunque también existen otros que depositan enormes expectativas en estos medios". No obstante, subrayó que las nuevas tecnologías "no van a suplir nunca al profesor".
Las oportunidades formativas que ofrecen la prensa, la radio, la televisión, los ordenadores, las autopistas de la información o las aulas virtuales deberían integrarse en la escuela del siglo XXI, asegura esta experta: "eso sería lo ideal, pero la realidad muchas veces es otra. En ocasiones te encuentras con clases donde sólo existe un tablón y un encerado. Tenemos que luchar para dotar a las aulas de medios".

Aulas virtuales
En el marco de este curso, José Antonio Ortega, profesor de la Universidad de Granada, presentó una ponencia sobre las aulas virtuales, es decir, la formación a través de Intenet. Con este medio se pueden seguir distintos cursos, acceder a sistemas de tutorías telemáticas, bibliotecas virtuales y múltiples enlaces con páginas web relacionadas con temas que puedan interesar a los estudiantes.
"Se trata de una auténtica revolución que permite, además, escuchar conferencias o videoconferencias magistrales" puntualizó este profesor, quien coordina un proyecto de la Unesco y la Universidad de Granada, a través del cual 20 universidades hispanoamericanas y 17 españolas difunden por Internet diversos materiales educativos, investigaciones y experiencias docentes.
Para José Antonio Ortega, "la tendencia futura es que los profesores dediquen menos tiempo a dar clases magistrales y más a la tutoría, la atención de los alumnos, la organización de la enseñanza y la creación de material didáctico, a través de Internet". Asimismo, hizo hincapié en que los colegios "eduquen en las nuevas tecnologías a sus alumnos, integrándolas en el contenido curricular, ya que a finales de milenio, no se puede seguir en el analfabetismo tecnológico".

Educación preventiva
Por otra parte, el catedrático de la UNED Antonio Medina presentó una ponencia sobre la interacción didáctica como estrategia formativa, donde refleja el clima social en que los profesores imparten clases y, más concretamente, los problemas de indisciplina o agresividad. En su intervención, recomendó la práctica de la "educación preventiva", para que los profesores conozcan el "ecosistema familiar", en el que se desenvuelven los alumnos: "es importante que el docente descubra por qué muestran esa agresividad, para anticiparse a las situaciones conflictivas".
Este catedrático subrayó que "el profesor debe conocer muy bien su papel, indentificarse con él y compartirlo con los estudiantes, ofreciéndoles una imagen positiva de sí mismos, del centro y de la tarea educativa, implicándoles en el proceso educativo". "El profesor no debe renunciar a su liderazgo", concluyó Medina.

arriba