Seminario internacional para
analizar las políticas europeas
en defensa de la infancia
Las estrategias de prevención y coordinación son fundamentales para combatir las situaciones de abuso y maltrato a los niños, según se ha puesto de manifiesto en un seminario internacional celebrado en Madrid, en el que se han analizado las medidas de protección a la infancia que adoptan las autoridades europeas. Por otra parte, varias
organizaciones humanitarias han promovido
en nuestro país una campaña de denuncia contra el tráfico de mujeres.

Varias organiza- ciones promueven una campaña contra el tráfico
de mujeres

Madrid. G. ARIANES
La ONG española Save the Children y su homóloga sueca Rädda Barnen, han organizado recientemente en Madrid un seminario que, bajo el título genérico "El derecho a ser niño", se ha centrado en analizar las "políticas europeas para la infancia en situación de crisis". El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales ha prestado su apoyo a este encuentro, en el que expertos de ambos países han analizado las medidas de protección a los niños que promueven diversas instituciones como la Comisión y el Parlamento europeos, o la propia administración española. También han pretendido dar a conocer a los profesionales del ámbito de la infancia varias propuestas de intervención en el tratamiento de niños que han sufrido abuso sexual. Y han resaltado la importancia de las estrategias de prevención y coordinación para combatir estos problemas.

La profesora Lisa Hellström, jefa del centro "Niños en Crisis" de Rädda Barnen, ha afirmado que un 24% de quienes agreden sexualmente a niños son, ellos mismos, menores de edad, por lo que "hay que encontrarles y ofrecerles tratamiento". Börje Svensson, psicoterapeuta en una clínica sueca que ayuda a niños que han sufrido abusos sexuales ha señalado que incluso niños de ocho años se convierten en agresores, y ha resaltado que Internet se ha convertido un un inmenso mercado de pornografía infantil.

El doctor Jordi Pou, jefe del Servicio de Pediatría del "Hospital San Joan de Deu" de Barcelona, ha manifestado que es preciso concienciar a todos los profesionales relacionados con la infancia, para que detecten y denuncien los casos de abusos a menores. Ignacio Gómez de Terreros, profesor titular y jefe de servicio del "Hospital Infantil Universitario Virgen del Rocío" de Sevilla, ha añadido que hace falta coordinar todos los esfuerzos y formar equipos especializados para afrontar estos problemas. Y Gloria Macías Svensson, integrante de Rädda Barnen, ha detallado los esfuerzos de su organización ante la Unión Europea, y ha reiterado la necesidad de impulsar un programa de acción comunitaria para luchar contra el abuso sexual infantil.

La Comisión Europea ha estado representada en este seminario por Pernilla Bergtsson, que ha destacado la necesidad de impulsar una mayor coordinación entre los países de la UE sobre estos temas. Y por Giorgios Sklavounos, quien ha manifestado que "los niños no están seguros ni en la familia, ni en el colegio, ni en los espacios públicos, ni en la iglesia". En su opinión, los malos tratos a menores constituyen un problema social muy amplio, que hay que prevenir a través de la sensibilización y la participación ciudadana.

Contra el tráfico de mujeres

Por otra parte, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales colabora también en una campaña de denuncia contra el tráfico de mujeres, promovida por la Asamblea de Cooperación por la Paz, la Asociación para la Cooperación con el Sur (ACSUR-Las Segovias), Cooperacció, y Paz y Tercer Mundo. Su principal objetivo es "informar, sensibilizar y dar a conocer a la sociedad española qué es el tráfico de mujeres, qué mecanismos e instrumentos se utilizan por parte de las redes de traficantes, y qué acciones legales pueden y deben hacerse para luchar contra su expansión".

En su opinión "son muchos los comportamientos incluídos dentro del tráfico de personas, y no sólo la utilización en trabajos forzosos, sino también la explotación sexual, la explotación doméstica, los matrimonios serviles, etc." Por ello, los promotores de esta campaña afirman que "los estados tienen la responsabilidad de proteger a las víctimas de este tráfico, con arreglo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la ratificación de diversos instrumentos regionales e internacionales".

También recuerdan que todos estos acuerdos internacionales "establecen el deber de los estados de asegurar el respeto de los derechos humanos, incluyendo el derecho a intervenir e investigar violaciones, ejercer acciones contra estos actos de violación y la búsqueda de soluciones y protección para aquellas personas que han visto violados sus derechos". Por ello, y en lo que se refiere a nuestro país, esta campaña reclama "un tratamiento de las víctimas que garantice el respeto de sus derechos humanos". Y propone "cambios en la legislación para evitar la impunidad de los traficantes".

arriba