La enseñanza, un instrumento para la integración social

Rajoy aborda los derechos del niño y el compromiso
educativo ante la marginación
y la pobreza

Mariano Rajoy intervino en un curso sobre Derechos Humanos, organizado por la Universidad Casado del Alisal de Palencia.

En su ponencia planteó la educación como "un medio necesario e imprescindible para superar situaciones de marginación y pobreza y como instrumento eficaz para integrar en la sociedad a los sectores más desfavorecidos"
 

Madrid. ROSAURA CALLEJA.
"Marginación y pobreza. Los Derechos del Niño. Compromisos del sistema educativo" fue el tema de la intervención del ministro, quien precisó que "una vez alcanzada la plena escolarización de alumnos en la etapa de enseñanza obligatoria (de 6 a 16 años), así como en los de 4 y 5 años, los retos de una política educativa de Estado se concretan en incrementar los niveles de calidad de la enseñanza y asegurar la cohesión y solidaridad interterritorial en la prestación del servicio educativo".
Para atender las situaciones de diversidad y alcanzar la plena integración social, las actuaciones del MEC se canalizan a través de la Educación Compensatoria, los Programas de Garantía Social y la Educación Especial.

Educación Compensatoria
"Uno de los pilares para compensar las desigualdades reside en la Educación Compensatoria, dirigida a alumnos que están en desventaja por razones socioeconómicas, geográficas (como zonas rurales desfavorecidas) o por la pertenencia a minorías étnicas o culturales", puntualizó.
En esta línea, el MEC ha ampliado la política de becas a más de cien mil millones de pesetas, de los que se beneficiarán un millón de alumnos. A Educación Infantil se destinan 3.000 millones para unos 40.000 niños. Así como, para ayudar a las familias más desfavorecidas se convocan ayudas para libros y material didáctico, con un importe de 3.900 millones de pesetas, para enseñanza obligatoria y 864 millones para la no obligatoria.
Del servicio de transporte escolar se benefician 97.758 alumnos de los niveles obligatorios por un importe de 8.848.497.000 pesetas y para los estudiantes plurideficientes se han arbitrado becas de 175.000 pesetas anuales.
Paralelamente a ello, los estudiantes de etapa postobligatoria, con niveles de renta bajos, disfrutarán de becas de transporte por un importe de 558,316 millones de pesetas y becas de residencia por un importe de 552,896 pesetas. Además, las familias desfavorecidas podrán solicitar becas de comedor que alcanzan los 2.000 millones de pesetas.

Programas de Garantía Social
Por otra parte, los estudiantes de 16 a 21 años, que no han obtenido el Graduado en Educación Secundaria y que un buen número de ellos viven en los umbrales de la pobreza o al borde de la marginación social, podrán acceder a los Programas de Garantía Social. Esta oferta les proporciona una formación básica y profesional que les permita incorporarse a la vida activa o continuar sus estudios, en los Ciclos Formativos de Grado Medio a través de la prueba de acceso.
En palabras del ministro, "para el próximo curso, se estima que 22.000 alumnos cursarán programas de Garantía Social, en los que estarán implicados 2.990 profesores, con una inversión de 6.850 millones de pesetas". Para la modalidad de Formación-Empleo que desarrollarán las entidades locales se invertirán 1.750 millones de pesetas y para las modalidades de Iniciación Profesional, Formación-Empleo con las asociaciones empresariales, talleres profesionales y para alumnos con necesidades educativas especiales, se destinarán 4.000 millones de pesetas y serán desarrolladas por centros privados, asociaciones empresariales, ONGs y asociaciones pro-personas con discapacidad. "El resto de la inversión, 1.100 millones de pesetas, se destina a los centros educativos del MEC, que desarrollan estos programas en las modalidades de Iniciación Profesional y para alumnos con necesidades educativas especiales", especificó.

Educación Especial
Mariano Rajoy explicó los dos ámbitos de actuación de la Educación Especial, que se concretan en el plan de integración de alumnos con necesidades educativas especiales en centros ordinarios y en los centros de Educación Especial, dirigidos a escolares que presentan un grado elevado de discapacidad. En este aspecto, Rajoy reveló que "este curso se ha ampliado la edad de permanencia en estos centros más allá de la estricta mayoría de edad, y pueden permanecer en ellos hasta los 20 o 21 años y se ha ampliado la política de becas".

 

Mariano Rajoy, junto al magistrado Baltasar Garzón, en la Universidad de Verano Casado del Alisal
(Foto: EFE)

arriba