Garantizar la cohesión
del sistema educativo

El Foro Libertad y Calidad de Enseñanza presenta un informe sobre «La Educación en el Estado de las Autonomías».

 
Los promotores del Foro proponen el establecimiento de un currículum básico en todo el Estado
(Foto: Rafael Martínez)
 
  España no puede permitirse diecisiete sistemas educativos diferentes, según un documento presentado recientemente por un grupo de personalidades de la educación y la cultura, que advierten de la «descentralización equivocada» que han empezado a aplicar algunas autonomías y administraciones locales. Por ello piden al Gobierno que garantice la cohesión del sistema, estableciendo un currículum básico común.

Madrid.— G.A.
El catedrático y Premio Príncipe de Asturias, Juan Verlarde Fuertes, el rector de la Universidad San Pablo CEU, José Raga Gil, y el expresidente de la patronal Educación y Gestión, Luis Álvarez Torres, han presentado el documento «La Educación en el Estado de las Autonomías», elaborado por el «Foro Libertad y Calidad de Enseñanza». Es una iniciativa promovida por una treintena de personalidades del mundo educativo, universitario, económico y cultural, que han querido presentar a los partidos políticos y a toda la sociedad, «las disfunciones más notables que se detectan en el sistema educativo español, y que pueden llevar a su desmembración».
Los integrantes de este Foro se manifiestan partidarios de «la descentralización prevista en la Constitución para aproximar la Administración al ciudadano y, en el caso que nos concierne, el servicio de educación». Pero les preocupa «la carrera que parece han emprendido algunas comunidades autónomas para subrayar las diferencias y signos identificativos propios. Asistimos con preocupación –añaden- a diversas lecturas y aplicaciones del principio de autonomía, contenido en la LOGSE, que se separan del ámbito pedagógico para tomar derroteros políticos».
En este sentido, el documento denuncia el hecho de que no se respete, como se recoge en la propia Constitución y las leyes orgánicas, «el establecimiento de un sistema educativo básico, que ha de ser único para todos los españoles». Por el contrario, los firmantes de este escrito creen que «el camino que se ha emprendido no da como resultado un modelo único con individualidades o peculiaridades específicas, sino diecisiete sistemas con alguna coincidencia».

Disfunciones
También advierten del peligro de una «descentralización equivocada» que ha empezado a aparecer en otros niveles de la administración, como diputaciones y ayuntamientos. Y consideran que se están originando diversas disfunciones, ya que «la autonomía pedagógica está siendo desplazada por la autonomía política, se están produciendo importantes diferencias en la situación del profesorado de unos sitios a otros, y el gasto de educación de las distintas autonomías comienza a no ser equitativo».
Por todo ello, los promotores del Foro creen que «España no puede permitirse diecisiete sistemas educativos diferentes», y piden «elementos vertebradores que garanticen su cohesión». Entre ellos figuran, en su opinión, los órganos generales del Estado, el Ministerio de Educación, la Conferencia Sectorial de Educación, el Consejo Escolar del Estado y los agentes sociales.
El documento concluye con la consideración de que «el hecho diferencial autonómico no puede sustituir los conocimientos comunes a todos los alumnos. El sistema educativo español, en su nivel básico, debe ser único, justo, equitativo, solidario y de gran calidad para todos. Para ello -añade- el Gobierno debe establecer un currículum básico, común para todas las autonomías, en el que las enseñanzas mínimas comunes que han de recibir todos los alumnos tengan más peso académico que las diferenciales, con objeto de evitar que se rompa la unidad básica del sistema». Y pide que «las fuerzas políticas y sociales alcancen un acuerdo nacional por la educación».

 

arriba