Ráfagas de vida

Ricardo Baroja pertenece a ese reducido grupo de artistas que han logrado reflejar magistralmente el espirítu de su época con un lenguaje construido desde su sensibilidad y que, por variadas circunstancias, han permanecido oscurecidos e ignorados para la historia cultural de este país. Artista polifacético, de formación autodidacta, hermano de Pío Baroja y amigo de los escritores de la Generación

"Ricardo Baroja, 1871-1953. El arte de grabar". Calcografía Nacional. Madrid. Hasta el 1 de junio.

del 98, en los últimos años del siglo comenzó a interesarse por el grabado y a practicar el procedimiento del aguafuerte. Es esta vertiente de grabador la que recoge la muestra que, con patrocinio de Philip Morris, se exhibe estos días en la Calcografía Nacional, en Madrid. Son más de noventa piezas, entre dibujos preparatorios, planchas, estampas, revistas con aguafuertes del artista, libros y documentos escritos, procedentes de las colecciones de la Biblioteca Nacional, el Círculo de Bellas Artes, el Museo de Bellas Artes de Córdoba, la familia Caro Baroja, el escritor Andrés Trapiello y de la propia Calcografía Nacional.

El proceso de crear

"Toda obra hecha es despreciable", dejo escrito este artista para el que lo único importante era el proceso de creación, de aprendizaje, el que lleva al dominio del arte, y no la obra finalizada. Un intenso interés por la búsqueda creativa que está en el origen de la sinceridad y fuerza expresiva de las imágenes que nos ofrece esta muestra. Imágenes que van del retrato al paisaje o a la escena que informa sobre los personajes y situaciones sociales que configuraron su época.

Admirador de los grabados de Goya, e iniciador de Picasso en este arte, Ricardo Baroja impregnó sus aguafuertes del expresionismo pesimista tan generalizado en el arte español de los primeros veinte años del siglo, con dramáticos contrastes de luz y sombra. El camino, como metáfora del cambio, y la soledad del hombre en la Castilla rural y en el espacio urbano, son motivos recurrentes de sus grabados. Y un Madrid a contraluz que ya no existe y que sus obras, como sólo logra el auténtico arte, nos ayuda a recordar.

Julia Fernández

   
   
   

Creaciones de Gaudí. La Residencia de Estudiantes expone en Madrid (Pinar 23) la muestra "Gaudí, arte y técnica. Una propuesta didáctica" que reúne planos, maquetas y fotografías del arquitecto catalán, autor de La Pedrera y La Sagrada Familia, en Barcelona. Hasta el 11 de julio.

 
   
   
   

Angel Ferrant. El Museo Reina Sofía recoge en Madrid la trayectoria artística del escultor madrileño Angel Ferrant a través de 119 esculturas, 148 dibujos y un centenar de documentos, realizados desde los años 20 y 30 hasta principios de los sesenta. Hasta el 24 de agosto.

 
   
   
   

Joaquim Sunyer. Con el título "La construcción de una mirada", la Fundación Mapfre (Avenida del General Perón, 40. Madrid) ofrece un recorrido a través de 75 obras por la etapa juvenil de este pintor del Noucentisme catalán. La muestra recoge óleos, pasteles y grabados realizados hasta 1923, periodo considerado como el mejor de su trayectoria artística. Hasta el 4 de julio.

 
   
   
   

Memorias y esplendores. La séptima fase del proyecto "Las edades del hombre" muestra los tesoros artísticos de la diócesis palentina. Casi trescientas obras, de los siglos VI al XVII, algunas de ellas traídas de los lugares más recónditos, exhibidas en la recientemente restaurada catedral de Palencia. Hasta el 17 de octubre.

 
   
   
   

Raoulf Dufy. La exposición retrospectiva de este artista francés, considerado uno de los grandes coloristas del siglo, que ofrece el Museo Picasso, de Barcelona, reúne 150 obras, entre pinturas, dibujos, obra grabada, cerámica y tejidos, procedentes de medio centenar de museos y colecciones privadas. Hasta el 11 de julio.

 
   
   
   

Iturrino y Zuloaga. Bajo el título "La mujer: inteligencia emocional" se expone en la Torre de Don Borja, en Santillana del Mar (Cantabria), treinta retratos de mujeres realizados por dos grandes de la pintura: el vasco Ignacio Zuloaga y el cántabro Francisco Iturrino. Las obras, que proceden de colecciones privadas y públicas, forman parte de lo mejor de sus producciones. Hasta el 27 de junio.

 
   
   
   

Kurt Schwitters. La Fundación Juan March ofrece en Madrid (Castelló, 77) la exposición "Kurt Schwitters y el espíritu de la utopía" en la que además de una selección de las obras del pintor alemán se muestran las creaciones de otros grandes artistas como Picasso, Arp, Moholy-Nagy, Paul Klee, Kandinsky, Joan Miró o Ferndinand Leger. Hasta el 20 de junio.

 
   
   
   

Juan Antonio Aguirre. La muestra que exhibe el Instituto Valenciano de Arte Moderno (Guillem de Castro, 118. Valencia) es un recorrido cronológico por la trayectoria artística de este pintor madrileño, que se inicia con obras fechadas en 1967 y llega hasta la actualidad. Hasta el 13 de junio.

 
   
   
   

Marc Chagall. Cuarenta y una obras de este pintor ruso-francés forman la exposición abierta en La Pedrera, en Barcelona. Son pinturas realizadas a lo largo de casi siete décadas, entre 1909 y 1976, inspiradas en las tradiciones judías de su niñez en Rusia. Hasta el 4 de julio.

 
   
   
   

Juan Barjola. El Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo, en Badajoz, expone una muestra antológica de este pintor extremeño que recoge su producción desde comienzos de los años 50 hasta 1998. Hasta el 31 de julio.

 
   
   
   

Iconos griegos. La tradición posbizantina de iconos desarrollada en Grecia de los siglos XVI al XVIII es presentada estos días en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Barcelona. Se trata de sesenta obras, en su mayor parte provenientes de la colección de Emilios Vezi y otras pertenecientes al propio museo, en las que se pone de manifiesto la influencia de los estilos monásticos griegos y de Asia Menor. Hasta el 6 de junio.

 
   
   
   

Fotografías reales. Gracias al interés que la reina Isabel II mostró por la fotografía muchos acontecimientos y ambientes de la España de fines del XIX y principios del XX fueron registrados y conservados como un inapreciable soporte de nuestra memoria. El Palacio Real de Madrid exhibe por vez primera 270 de los 60.000 originales depositados en el Archivo General de Palacio. Hasta el 27 de junio.

 
   
   
   

Arte flamenco. La diversidad y la evolución del arte flamenco entre los siglos XV y XVI son mostradas en la exposición abierta en el Centro Cultural Fundación "La Caixa", en Barcelona. Oleos, bronces, tapices, vírgenes en piedra, retablos de madera policromada...forman parte de las ciento cincuenta obras que por primera vez los Museos Reales de Historia de Bruselas han permitido viajar fuera de Bélgica. Hasta el 27 de junio.

 
   
   
   

Colección Carmen Thyssen. Titulada "Del impresionismo al fauvismo: la pintura del cambio de siglo en París" es una selección de 42 pinturas de la colección privada de Carmen Thyssen, entre los que siete nunca han sido expuestos en nuestra país. Todos los grandes de las vanguardias pictóricas del siglo están ahora reunidos en el Centro de Arte Gallego Contemporáneo, en Santiago, hasta el 25 de julio.

 
   
   
   

Fotografía pública. El Museo Nacional Reina Sofía ha inaugurado en Madrid la exposición "Fotografía Pública. Photography in Print, 1919-1939", un testimonio del papel determinante que la fotografía tuvo en la cultura occidental, durante el periodo de entreguerras. Carteles, revistas, foto-libros y cientos de imágenes gráficas, ejemplos de la alianza del arte fotográfico con el trucaje, montaje, collage, manipulación en el laboratorio... Hasta el 29 de julio.

 
   
   
   

Roberto Matta. El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía exhibe estos días una antológica sobre este artista chileno, perteneciente a la vanguardia surrealista y considerado una de las personalidades más significativas del arte de nuestro siglo. La muestra recoge cerca de cuarenta trabajos realizados sobre papel y más de setenta sobre tela, la mayoría óleos realizados entre 1938 y 1998, procedentes de colecciones de museos europeos y norteamericanos. Hasta el 21 de junio.

 
   
   
   

La luz de las imágenes. Bajo este título se ha englobado más de dos mil años de historia de las cuatro diócesis de la Comunidad Valenciana. Alrededor de 400 obras, entre piezas de arqueología, orfebrería, pinturas y esculturas, escalonan un recorrido que parte de manifestaciones del primitivismo cristiano y concluye con obras de artistas contemporáneos. Goya, Reixach, Sorolla y Fernando Llanos son algunos de los maestros presentes en esta muestra que permanecerá abierta en la Catedral de Valencia, hasta el 30 de junio.

 
   
   
   

Ignacio Iturria. Sesenta cuadros y esculturas integran la muestra "La soledad del juego" dedicada por la Fundación Telefónica (Fuencarral, 3) en Madrid a este creador uruguayo que utiliza el dibujo y el color para crear un personalísimo relato donde el humor y una sutil espiritualidad son sus constantes. Hasta el 30 de mayo.

 
   
   
   

El universo de Paul Delvaux. El Museu dŽArt Espanyol Contemporani, en Palma de Mallorca, exhibe un conjunto de 35 obras de este artista belga muy poco conocido en nuestro país. Se trata de acuarelas y dibujos realizadas entre 1920 y 1968, procedentes de colecciones particulares. Hasta el 12 de junio.

 
arriba