En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva

 
   
 
   

La formación, ante todo

El debate sobre el tema de las Humanidades, independientemente de cuestiones ideológicas y partidistas, ha puesto de manifiesto la necesidad de mejorar nuestro sistema educativo en aspectos como la cultura general de alumnado en el campo de la Historia, la Literatura, la Filosofía o las Artes, y en destrezas tan fundamentales como la lectura y la escritura. De todo ello se desprende que la escuela, además de ser un lugar para la convivencia y para el aprendizaje de hábitos y conductas, también, y sobre todo, debe ser un espacio eminentemente formativo.

Los cambios sociales implican cada vez más al medio escolar en la dinámica que imponen los nuevos tiempos. Es importante que los alumnos tengan nociones muy claras del mundo que les rodea, que reciben clases sobre educación para la paz y los derechos humanos, que conozcan y respeten el fenómeno intercultural, que conozacn la problemática sobre la igualdad de oportunidades de la mujer y un sin fin de cuestiones que hacen que su educación sea cada vez más integral y más integradora. Pero todo ello no nos debe hacer olvidar que materias como las antes citadas tienen un papel preponderante en la formación de las nuevas generaciones, a fin de evitar que en el umbral de la Universidad haya alumnos que no tengan una noción clara de quién fue Shakespeare o los Reyes Católicos

Javier Fernández. (Madrid)

 
     
   

Libros para Centroamérica

Deseo transmitir mis felicitaciones a la UNESCO y el Ministerio de Educación y Cultura por la campaña de recogida de libros, "Una persona, un libro", dirigida a los países centroamericanos y caribeños afectados por los huracanes Mitch y Georges. Así como, es digna de reconocimiento la colaboración de empresas privadas como librerías y grandes almacenes en la recogida de estos materiales.

Además de las iniciativas para recaudar fondos destinados a la reconstrucción de viviendas, hospitales y envío de alimentos y medicinas, esta iniciativa cultural y educativa merece todo nuestro apoyo. La cultura y la educación, consideradas como un bien común y de libre acceso para los ciudadanos, también deben alcanzar a los habitantes de estos países que, antes de ser castigados por los desastres naturales, ya presentaban numerosas carencias en estos ámbitos.

Jovita Santos Martín. (Madrid).

 
arriba