Las personas que viajan en avión deberían conocer cómo las normas
de alimentación
y para el ciudado
de la salud
tienen aspectos distintos
a grandes alturas. (Foto: Efe)

Sabía usted que la ingesta de bebidas y comidas con gas pueden ser nefastas para la digestión cuando se viaja en avión?. La presión de la cabina y las condiciones de vuelo tienen la culpa, porque allá arriba las moléculas de gas se expanden. Esta es una de las asignaturas pendientes de la "higiene aeronáutica", como la ingesta excesiva de alcohol de alta graduación. Sin embargo,
el Ministerio de Sanidad ya ha dado un gran paso al prohibir el tabaco en todos los vuelos nacionales a partir de octubre.

Las bebidas gaseosas
y el alcohol
de alta graduación deberían restringirse durante los viajes
en avión

Madrid. JUAN MANUEL BARBERA
Hace escasas fechas, el ministro de Sanidad y Consumo, José Manuel Romay, anunció la prohibición de fumar en todos los vuelos nacionales y en los autobuses a partir de octubre próximo. Esta medida podría ampliarse también a los destinos europeos, aunque todavía no ha sido confirmado.

Aparte de estar muy relacionado con el cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares, entre otras, en el caso concreto de los viajes en avión, el consumo de cigarrillos es causa de incapacitación física en vuelo.

Estas y otras cuestiones de gran importancia para los tripulantes de cabina de pasajeros y, por extensión, a los propios usuarios de aeronaves, se recogen en un manual sanitario de reciente publicación, que han coordinado los doctores Pérez Sastre, Moreno Millán y Ortiz García.

El tabaco, además, puede irritar la mucosa gástrica del pasaje y retrasar la evacuación del estómago, aparte de aumentar la tensión arterial y el cansancio, lo que es de gran importancia en vuelos transoceánicos, unido al "jet lag".

Pero si la prohibición anunciada por el Ministerio de Sanidad es absolutamente comprensible y necesaria, no lo sería menos atender a otros aspectos de los viajes en avión en los que, seguramente para hacer el viaje "más agradable" al pasajero, se vulneran algunas normas que deberían respetarse en condiciones de vuelo, dado que tanto el ambiente como las fuerzas cinéticas o la alta presión en cabina varian enormemente nuestro hábitat natural.

Higiene aeronaútica

Otro de los aspectos relacionados con la "higiene aeronáutica" que más afectan a los pasajeros está relacionado con la alimentación. Sin entrar en la calidad de la comida del "catering" que se sirve a bordo, hay que tener en cuenta algunas consideraciones generales sobre las condiciones que se dan durante los vuelos.
- Se produce un vaciamiento más lento del estómago, por lo que las digestiones se enlentecen y se puede producir acidez y pesadez de estómago.
- Se reduce la secreción de ácido al estómago, por lo que si se toman comidas copiosas son difíciles de digerir.
- Se produce una expansión de los gases intestinales, por lo que es previsible el incremento de flatulencias y la aparición de malestar general.

Aunque los datos epidemiológicos que manejan las compañías aeronáuticas muestran que una intoxicación masiva es muy improbable, y la IATA (Internacional Air Transport Association), de acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, dicta unas normas para asegurar que la preparación, almacenamiento y servicio de comidas sea el adecuado, no cabe duda que en los aviones, aparte de con el espacio para guardarlas, también pueden surgir problemas para la refrigeración -no deben estar más de cuatro horas sin el frío adecuado- o calentamiento de los productos -deben ser calentados a máxima temperatura- que consumirá el pasaje.

A este respecto, hay que señalar que los alimentos con más riesgo son las salsas, mayonesas, ensaladillas, mariscos, pastelería, huevos y verduras; es decir, casi todo lo que comemos normalmente en los aviones.

Menú ideal.

Entonces, cuál sería un buen menú?. Pues el concebido a base de hidratos de carbono -pasta- y carne, queso y fruta. Si la comida viene aderezada con algún complemento, conviene que contenga poca o ninguna verdura, sobre todo si es de tipo coliflor, col, etecétera, porque es formadora de gas, siendo preferible la patata o la ensalada.

Y para beber?. Agua mineral sin gas. No hay duda. En realidad, tanto las bebidas a base de gas carbónico como el alcohol de alta graduación, deberían estar restringidas en los aviones por razones estrictamente sanitarias. Y también el consumo de alcohol y otras bebidas estimulantes deberían ser moderado, aunque, como se ha señalado, por hacer más "agradable" la vida a bordo" al pasaje, esto no es lo que suele ocurrir. Por ejemplo, los médicos aeronáuticos saben que el consumo de alcohol, incluso a dosis pequeñas o moderadas, aparte de dar lugar a alteraciones en el juicio, disminuyen la intolerancia a la hipoxia o falta de oxígeno.

Un último aspecto es el mareo o cinetosis. Si no se ha tomado una medicación específica para contrarestarlo, esto es lo que hay que hacer para evitarlo.
- Evitar giros bruscos de la cabeza, en particular hacia un lado y abajo; es decir, mirarse la axila
- No volar en ayunas, porque la falta de azúcar en la sangre -hipoglucemia- puede desencadenarlo
- Dormir lo suficiente
- Fijar la atención en el horizonte y respirar aire fresco lentamente.

 

arriba