Jorge Fernández analiza en el Senado la política del MEC
Convocadas 1.200 plazas de maestros en el territorio MEC
Más de 15 expertos de diversas instituciones y administraciones han intervenido en este encuentro organizado por
el Ministerio
de Interior.
(Foto: Magali Berenguer)

Más formación del profesorado para prevenir la violencia en la escuela

La violencia escolar ha sido objeto de análisis en unas jornadas organizadas por la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, a la que han asistido representantes de padres, profesores, alumnos, fuerzas de seguridad y fiscalía. La necesidad de formar a los docentes para abordar este tipo de situaciones, ha sido una de las conclusiones del encuentro.

Madrid.- MARGARITA GIRON
Potenciar la formación de los profesores en la solución de conflictos y en la convivencia escolar, es una de las principales medidas para prevenir la violencia en los centros educativos. Así lo han considerado los asistentes a las jornadas sobre "Violencia durante el período escolar", que ha organizado la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior.

A este encuentro, que ha tenido lugar en Madrid, han asistido profesores, asociaciones de padres, fuerzas de seguridad, representantes del poder judicial y ONGs, y su objetivo ha sido buscar las mejores medidas para erradicar la violencia durante la etapa escolar.

José Ramón Onega, director de Política Interior, señaló en la clausura de las jornadas que "la violencia escolar no puede considerarse un hecho delictivo aislado, porque produce en el niño un daño que se extiende en el tiempo". Además, añadió que las medidas no deben afectar solo a los padres, sino a toda la sociedad en su conjunto, y apostó por un "pacto escolar" entre todas las administraciones y los ciudadanos para que se responsabilicen de este problema.

Prevención

Por su parte, el subdirector general del Institutos de Enseñanza Secundaria, Adolfo Alonso, explicó que el problema de la violencia escolar en España "es limitado y está localizado", a diferencia de otros paises del entorno, aunque el Ministerio considera "esencial y decisiva la prevención", al tiempo que señala la falta de preparación por parte del profesorado para abordar estos temas. En este sentido, añadió que cuando los docentes se presentan a una oposición se examinan de contenidos de una asignatura, pero no de cómo resolver conflictos o sobre cómo educar en la convivencia y la tolerancia.

No obstante, Alonso señaló que son más de 5.500 profesores los que han participado las 175 actividades de formación relacionadas con la prevención de la violencia escolar, que han organizado los Centros de Profesores y Recursos del MEC. Además, durante el curso pasado han sido 109 los centros educativos cuyos planes anuales de mejora tuvieron como cuestión prioritaria la convivencia.

Alonso insistió en que la violencia no se genera en la escuela, sino que "la recibe en el ambiente social y familiar, y degenera en vandalismo y bravuconería" hacia el profesorado y hacia otros alumnos. En este sentido, explicó que hay muchos casos de intimidaciones que no se denuncian porque los alumnos tienen miedo a las represalias y a ser tachados de "chivatos", algo en lo que coincidió la investigadora de la Universidad Complutense Maite Andrés, quien señaló la importancia de "prestar atención a los observadores pasivos", es decir a los compañeros que ven la violencia e incluso a los profesores.

Esta experta considera que los otros alumnos pueden sufrir "inseguridad y culpabilizar a la víctima, además de desarrollar una "doble moral" que les permite justificar la violencia ya que piensan que si queda impune no debe ser tan mala.

En cualquier caso, todos los participantes en estas jornadas, como la presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres Giner de los Ríos, Eulalia Vaquero, o el representante de la Fiscalía General del Estado, Eleuterio González, y diversos responsables sindicales, coincidieron en que se trata de un problema de toda la sociedad, en el que la familia, la justicia y el sistema educativo deben implicarse.


Padres, docentes, policías, fiscales y ONGs buscan criterios comunes de intervención
arriba