Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta.28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.
 
 
Un Museo Interactivo
para la
Educación
Plástica
y Visual

El I.E.S. "Eulogio Florentino Sanz" de Arévalo (Avila) desarrolla una innovadora experiencia educativa con los fondos de su propia exposición permanente

¿Cuántas veces un docente no ha deseado disponer de ejemplos de todo aquello que explica, de todos los conceptos que maneja a lo largo de un curso, cuando nota que no le están entendiendo sus alumnos? ¿Qué pasaría si nos propusieran disponer de objetos extraídos del entorno adolescente, donde estuvieran inmersos los contenidos que debemos desarrollar y que además se encontraran al alcance de nuestras manos y a las de nuestros alumnos? Supongo que nos gustaría y que bien podría ser un ideal que se repite en muchos docentes. Pues bien, más o menos esa es la idea que se encuentra inmersa en los orígenes del Museo Interactivo para la Educación Plástica y Visual del IES "Eulogio Florentino Sanz" de Arévalo (Avila).

 


Desde hace diez años he venido recopilando todo aquello que poseía un fuerte carácter significativo, ya fuesen documentos planos o bidimensionales como espaciales o tridimensionales. Tras una preparación de cuatro años, a comienzos de curso fue inaugurada en el aula de Plástica del I.E.S. donde imparto docencia, "Eulogio Florentino Sanz", en Arévalo, esta exposición de carácter permanente.
Hasta su inauguración, muchos de los materiales que forman la muestra, permanecían guardados en el departamento y sólo se mostraban cuando iniciaba nuevas explicaciones, dándolos un uso muy limitado. El deseo de aprovechar mejor los recursos de que disponemos influyó de manera decisiva para empezar a preparar la instalación.
El origen de las piezas ha sido variado: alumnos que encuentran referentes en sus casas; compañeros del Centro que al conversar me descubren nuevos mundos y nuevas posibilidades; familiares y amigos que al conocer la experiencia reservan artículos o fotocopian bibliografía que creen pueda ser interesante. Provengan de donde provengan, todas las piezas han sido mecanizadas de un modo similar para que soporten el manejo diario: Los elementos bidimensionales son fotocopias en color de los documentos originales (soportan mejor las radiaciones ultravioletas), están plastificados por el anverso y el reverso y fijados a los paneles con cinta adhesiva de dos caras. Para subsanar los problemas de diseño industrial de las piezas tridimensionales, se ha recurrido a plásticos, aluminio y acero inoxidable con el fin de evitar oxidaciones. Condicionante importante en la manufactura del Museo ha sido la edad del edificio y las condiciones de humedad que soporta el aula; estos dos aspectos obligaron el aislamiento de las paredes con planchas de PVC espumado.

Fondos muy diversos

Un buen número de los objetos recopilados tiene forma de artículo periodístico, en unos casos, o de anuncio publicitario, en otros, surgidos de la lectura diaria de la prensa. A estos fondos hemos de añadir los documentos planos de confección propia, los documentos tridimensionales adquiridos en grandes superficies, jugueterías y kioskos, y los creados especialmente para la exposición. En total, son 239 objetos (y leyendas) los expuestos de un modo permanente en el aula de Plástica.
Todo este material está organizado en doce secciones que se corresponden a las doce unidades didácticas en las que estructuro la Educación Plástica y Visual, y que como todo lenguaje, se dispone desde las más elementales, como las de "Presentación" y "Material de Dibujo", hasta las que se basan en ellas: "Operaciones geométricas" y "Sistemas de representación".

Las actividades desarrolladas en este entorno son las siguientes:
Docencia directa con todos los alumnos de un grupo al comienzo de cada unidad didáctica para definir el entorno de lo que estudiaremos. Se trata de que vean en primer lugar y antes de la toma de notas, "para qué sirve esto". Así, los alumnos se muestran más receptivos a las explicaciones posteriores.
—Docencia directa con alumnos que tengan alguna dificultad de aprendizaje. El profesor les acompaña hasta la zona del Museo donde se encuentre la duda a resolver y les invita a que manipulen cierto objeto.
—Repaso de lo tratado años anteriores y puesta al día para alumnos de cursos medios y superiores (en el caso de los alumnos de C.O.U., el Museo permite explicaciones sucintas pero rigurosas para los alumnos que no han escogido en cursos anteriores materias relacionadas con el dibujo).
Referente directo para el desarrollo de los proyectos donde se precise tipografía cuidada.
Referente directo para el desarrollo del proyecto de tercero de B.U.P. "El Invento", donde han de encontrar soluciones fáciles a problemas cotidianos utilizando materiales de fácil confección.
—Visitas guiadas del resto de alumnos del Centro en tiempos de tutoría, entre períodos lectivos, en recreos, en horas libres (alumnos de C.O.U.).
—Visitas guiadas de grupos de alumnos del cercano I.E.S. "Adaja" donde imparten numerosos compañeros
—Visitas guiadas en Semana Cultural de grupos de la Escuela Oficial de Idiomas con la que compartimos edificio.
Visitas guiadas de grupos de alumnos de segundo de E.S.O. de centros escolares de la zona de La Moraña.

- Visitas guiadas de Asociaciones y grupos vecinales del municipio de Arévalo.

Realización de proyectos

Todas estas actividades tienen como protagonista a la Instalación en sí, pero lo más importante es lo que ella permite realizar, lo que denomino "Proyectos". Estos consisten en trabajos de calidad con una aplicación directa en la vida diaria. Como ejemplo diré que a lo largo de un curso, los alumnos de tercero de E.S.O., segundo de B.U.P. y tercero de B.U.P. crearán un póster o una orla con todos sus compañeros; un símbolo, un logotipo o un graffiti del que derivarán pegatinas; estamparán una camiseta, diseñarán papel de cartas, sobres y tarjetas de visita o construirán CD´s y envases.

Pero para que los trabajos alcancen la calidad deseada, el Museo dispone de las secciones "Técnicas artísticas", "Fases de trabajo", "Color" y "Proyectos", que pueden visitar en caso de dudas. Como se podrá suponer, la mayor dificultad que podemos encontrar a la hora de proponer proyectos divertidos pero precisos estriba en el conjunto de órdenes que se ofrecen a los alumnos. Si estas llegan de un modo confuso, se acumulan sin ningún criterio, produciendo un fuerte perjuicio. La exposición, gracias a su cuidado diseño gráfico, soluciona todo esto abriendo nuevas perspectivas dentro de la docencia de la Plástica.

Espacio

Cuando se planificó la imagen del Museo, se tuvo en cuenta que se situaría dentro de un espacio que no podría estar ajeno a la experiencia que estaba teniendo lugar allí dentro. Esto supuso considerar al aula como un lugar de servicios al alumnado y debería disponer de todo lo necesario, para lo cual se habilitaron diferentes espacios o zonas dentro del aula: zona de paneles informativos dirigidos a cada uno de los niveles que se imparten en el Centro, donde se exponen avisos que afectan a un curso en particular; zona de paneles "Radio y Televisión" (sugerencias de programas relacionados con el mundo gráfico); "Salud" (artículos relacionados con nutrición e higiene) y "Reglas del juego" (resumen del reglamento de régimen interno); zona de bandejas para la entrega y recepción de proyectos y para las prácticas artísticas; zona de herramientas; zona para la bandeja de objetos perdidos, diccionario de castellano y urna de sugerencias y críticas; zona audiovisual para proyector de díapositivas, transparencias, televisión y cámara de vídeo. Posteriormente se habilitó una zona de limpieza con jabón, secamanos y papeleras de recogida selectiva.

Estética

Todos estos servicios están indicados con una imagen que guarda relación tanto con los colores como con la tipografía que identifica al Museo, siendo la estética de éste utilizada para razonar numerosas cuestiones de los proyectos.

Una vez creados los fondos del Museo, había que dotar a éste de una imagen que lo identificase, diseñar su marca, su símbolo o su logotipo, y fue entonces cuando surgió una duda que tenía que ver con la denominación de la experiencia. Tras comentar con los compañeros y la dirección del I.E.S. esta cuestión, apareció la sugerencia de denominarla "Aula Temática". Este nombre definía perfectamente lo que se está desarrollando allí día tras día, pero no me gustaba porque aunque tenía connotaciones lúdicas muy actuales (parque "temático"), no especificaba tanto como la terminología Museo, que señala un lugar donde encontraremos una selección de materiales y de documentos. Quería aprovechar el logotipo y el símbolo para aproximar estos lugares, contengan lo que contengan, a nuestros alumnos. Finalmente, el adjetivo "interactivo" añade tanta actualidad como "temático" e incluso está más cerca del entorno de las comunicaciones y de la informática.

De este modo, el nombre cumpliría con dos funciones: aproximar los museos a los alumnos y atraerles con el calificativo de interactivo.

Además de facilitar la labor docente y cumplir la función de "almacén activo", el Museo ha provocado numerosas discusiones sobre la organización de los centros educativos. Al visitar los compañeros la clase, han envidiado las instalaciones y se han preguntado por la imposibilidad de repetir esto en el resto de las aulas. ¿Es realmente imposible? Pues depende de las instalaciones de cada centro, pero si nos ceñimos al nuestro, la respuesta es que cada asignatura podría tener sus aulas temáticas. Este cálculo ha sido hecho este curso y una vez se han confeccionado los horarios del profesorado, por lo tanto se ha carecido de la posibilidad de acomodar esta variable a las que ya existen en la realización de los horarios personales. La idea que sugiere la experiencia del Museo, es que los centros educativos, en la actualidad, están estructurados físicamente de modo que a cada grupo de alumnos se les adjudica una sala por donde van pasando diferentes profesores hora tras hora. La sugerencia que se propone es la de asignar aulas por asignaturas, sitios donde se imparten materias diferentes. En el caso del I.E.S. "Eulogio Florentino Sanz", las asignaturas de los entornos Francés, Música, Griego, Ética, Tecnología y Religión, necesitarán un aula cada una; Latín, Educación Física, Filosofía y Plástica precisarán dos aulas; Física y Química, Inglés, Historia, Ciencias Naturales y Lengua y Literatura requerirán tres aulas cada una; Finalmente, Matemáticas deberá disponer de cuatro aulas. Si sumamos los espacios necesitados, resulta que son treinta y tres. Actualmente disponemos de dieciséis clases y grupos (cuatro para cada nivel educativo: tercero de E.S.O., segundo de B.U.P., tercero de B.U.P. y C.O.U.) más los lugares específicos para Francés, Música, Tecnología, Religión, Educación Física, Plástica, laboratorios de Física y Química y Ciencias Naturales y un aula para Inglés e Historia. Es decir, disponemos de sitio suficiente para todas las asignaturas.

Video y dispositivas

¿Qué problemas plantea esta vieja organización? En primer lugar, el docente no puede utilizar más medios que los convencionales (pizarra) a menos que "viajen" en su maletín más materiales curriculares. Todos conocemos las dificultades que representa una simple proyección de díapositivas por no hablar del visionado de un vídeo. La actual repartición de los espacios ha conducido a sesiones intensivas de vídeo o de díapositivas, que es fácil que el alumno no pueda asimilar en su totalidad. Si algo hemos de aprender de los medios de comunicación actuales, y en especial de la prensa escrita y de la radio, es su combinación y ponderación a la hora de transmitir información, es decir, ofrecen variedad al incluir texto, fotos, gráficos y publicidad, en la primera, y diálogos, música, cuñas de promoción y publicidad, en la segunda.

En segundo lugar, muchos de los actos vandálicos que se producen en las aulas (robos, rotura de materiales), no se pueden evitar al permanecer abiertas siempre. En el caso de las aulas temáticas, esto no ocurriría puesto que permanecerían cerradas cuando no se impartiera docencia. Los enseres de los alumnos que en la actualidad se encuentran en ellas, se guardarían en taquillas personalizadas.

Y en tercer lugar, los alumnos permanecen la mayoría de las jornadas en el mismo y reducido entorno físico. Si fomentáramos el movimiento de unas aulas a otras, el cambio de ambiente facilitaría la relajación y por ende, un mayor rendimiento intelectual. Se me ha comentado que tanta gente de un lado para otro afectaría a la tranquilidad escolar; este movimiento de masas ya se produce en la actualidad debido a necesidades de expansión de los alumnos y en absoluto supone ningún desorden fuera de lo habitual.

¿Por qué no intentar este cambio? Los costes más importantes para esta transformación provienen de la adquisición de taquillas para los estudiantes. Los presupuestos de los departamentos podrían empezar a adquirir otros materiales hasta dotar a las aulas de los medios adecuados al tiempo en que vivimos. El seguir utilizando métodos del siglo XIX en la escuela del año 2.000 sólo producirá anacronismos que se justifican bajo la denominación "fracaso escolar". Para un profesor, tener un sitio fijo, acogedor, preparado adecuadamente donde guardar el material, donde trabajar entre horas lectivas, donde adaptar nuevos recursos didácticos, supondrá establecer una base en la que se desarrollará su creatividad como docente.

Bernardo Juan Bejarano

Profesor del IES "Eulogio Florentino Sanz" de Arévalo (Avila)

 

 

 
arriba