"Abstracción nš 16" (Cristal
durmiente). K. Schwitters.
"Dibujo A3". K. Schwitters.
El espíritu de la utopía
Una muestra sobre Kurt Schwitters reúne obras de grandes
artistas de la vanguardia europea
 

Madrid. PILAR BRAVO
La Fundación Juan March ofrece en Madrid una exposición que ha sido denominada "Kurt Schwitters y el espíritu de la utopía" en la que

"Abstracción". Sergei
Luchiskin.

además de una selección de las obras del pintor alemán Kurt Schwitters (1887-1948), se muestran las creaciones de otros grandes artistas, como Picasso, Arp, Moholy-Nagy, Paul Klee, Kandinsky, Joan Miró, o Ferndinand Leger. Todos ellos experimentaron la idea de que, a través de la utopía de la modernidad, podrían superar la sinrazón y la barbarie de la guerra.

El artista alemán Kurt Schwitters creó el movimiento dadaista denominado "Merz", con el que desarrolló unos planteamientos muy personales basados en el uso de objetos y materiales de deshecho. Por otra parte plasmó en su obra una incesante inquietud vanguardista, que canalizó con un tono irónico a través de la estética Dadaista, y con una racionalidad tomada del Constructivismo en la estructuración de las formas. Además de ahondar en el lenguaje del absurdo, Schwitters elaboró un trabajo muy pensado y construido, derivado de las diversas tendencias y hallazgos creativos con los que entró en contacto gracias a la revista Der Sturm. Fue esta una plataforma donde los artistas de vanguardia de distintos países y tendencias tuvieron un punto de encuentro.

La obra de Schwitters se identificó por mantener un tono independiente con relación a los lenguajes creativos de vanguardia, por desarrollar una peculiar estética abstracta, y por basar en el collage y en las técnicas de la fragmentación un tipo de pintura en la que la construcción y el juego dadaista se suman en un todo. Precisamente este artista persiguió la totalidad de la obra, y por esta razón incluyó en ocasiones distintos elementos, sobre todo objetos raros e insignificantes, fragmentos de piezas vulgares, que ordenados en un nuevo contexto, cobran una nuevo sentido. Y es que Schwitters fue uno de esos artistas en los que se forjó la idea de un hombre nuevo, surgido de la destrucción de la guerra, y capaz de expresarse con una nueva sensibilidad y unos renovados lenguajes.

Su obra en este sentido tuvo un hondo sentido moral y utópico, pues planteó valores antibelicistas y una transformación del mundo al margen de movimientos artísticos y de ideologías políticas. Y por esta razón trascendió lo vulgar y lo más insignificante, alejándose de esta forma de los valores ensalzados en una sociedad que rechazaba. Expresó esta forma de sentir y de pensar mediante un tipo de obra en la que encoló papeles, cartones o trapos, llevó a las superficies trozos de objetos tridimensionales e incorporó la escritura mediante numerosas frases incompletas.

 

arriba