Una historia milenaria

Han pasado ya diez años desde que se puso en marcha uno de los proyectos culturales de mayor envergadura acometido en los últimos tiempos en nuestro país: mostrar en diversas exposiciones el patrimonio artístico de la iglesia católica en Castilla y León. Bajo el título genérico "Las Edades del Hombre" se han ido su- cediendo exposiciones y actividades en Valladolid,

 
"Las edades del hombre. Memorias
y esplendores".
Catedral de Palencia. Hasta el 17 de octubre.

Burgos, León, Salamanca, Amberes y El Burgo de Osma que han sido visitadas por más de cuatro millones de personas.

"Memorias y esplendores", la muestra que acoge estos días la Catedral de Palencia es la séptima fase de este ambicioso proyecto. En esta ocasión, la singularidad de las obras procedentes de ermitas, pequeñas iglesias, conventos, monasterios y bibliotecas se suman a la valiosa arquitectura de la catedral, recientemente restaurada y popularmente conocida como "La bella desconocida".

Estructurada en seis apartados, el recorrido se abre en los cimientos de la propia catedral, en la cripta visigoda, de los siglos VI y VII, donde encontramos piezas como la pila bautismal de Colmenares de Ojeda o las Vírgenes de "las batallas" y de Husillos, de cobre dorado y esmaltado en Limoges en el siglo XII.

El camino del románico: la ruta de los peregrinos a Santiago; El gótico, un dulce nuevo estilo; El esplendor renacentista; Europa en Tierra de Campos; El viaje a Indias y Del barroco triunfal al barroco de ensueño, son los títulos de los espacios por los que transcurre la muestra. Se trata de casi trescientas obras, algunas de ellas traídas de los lugares más recónditos de la diócesis palentina, entre las que se encuentran tapices flamencos, instrumentos musicales, piezas de orfebrería, capiteles y fíbulas del Museo de Palencia, el cáliz fatimí de Astorga, la patena mozárabe de Valcabado, veinte obras de Pedro Berruguete, un "Cristo yacente", del escultor barroco Gregorio Fernández, y obras de Juan de Juni o Mateo Cerezo.

No en vano forman parte de uno de los patrimonios artísticos más importantes y cuantiosos de España. Su exhibición en la Catedral de Palencia es una oportunidad única para poder conocerlo.

Julia Fernández

   
   
   

Iconos griegos. La tradición posbizantina de iconos desarrollada en Grecia de los siglos XVI al XVIII es presentada estos días en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Barcelona. Se trata de sesenta obras, en su mayor parte provenientes de la colección de Emilios Vezi y otras pertenecientes al propio museo, en las que se pone de manifiesto la influencia de los estilos monásticos griegos y de Asia Menor. Hasta el 6 de junio.

 
   
   
   

Fotografías reales. Gracias al interés que la reina Isabel II mostró por la fotografía muchos acontecimientos y ambientes de la España de fines del XIX y principios del XX fueron registrados y conservados como un inapreciable soporte de nuestra memoria. El Palacio Real de Madrid exhibe por vez primera 270 de los 60.000 originales depositados en el Archivo General de Palacio. Hasta el 27 de junio.

 
   
   
   

Pieles rojas. Los objetos reunidos en la muestra "Sioux: los pieles rojas imaginados" datan del periodo en el que este pueblo fue confinado en las reservas y abocado a la destrucción de su modo tradicional de vida. Después de un bloque introductorio sobre una cultura que tardó tres siglos en establecer contacto con los blancos, la exposición recorre, a través de 150 piezas procedentes de mercados y subastas, los apartados "La vida en las praderas", "La vida ceremonial" y "El fin de una cultura". En el Museo de América de Madrid, hasta el 11 de julio.

 
   
   
   

Arte flamenco. La diversidad y la evolución del arte flamenco entre los siglos XV y XVI son mostradas en la exposición abierta en el Centro Cultural Fundación "La Caixa", en Barcelona. Bronces, tapices, vírgenes en piedra, retablos de madera policromada...forman parte de las ciento cincuenta obras que por primera vez los Museos Reales de Historia de Bruselas han permitido viajar fuera de Bélgica. Hasta el 27 de junio.

 
   
   
   

Colección Carmen Thyssen. Titulada "Del impresionismo al fauvismo: la pintura del cambio de siglo en París" es una selección de 42 pinturas de la colección privada de Carmen Thyssen, entre los que siete nunca han sido expuestos en nuestra país. Todos los grandes de las vanguardias pictóricas del siglo están ahora reunidos en el Centro de Arte Gallego Contemporáneo, en Santiago, hasta el 25 de julio.

 
   
   
   

Fotografía pública. El Museo Nacional Reina Sofía ha inaugurado en Madrid la exposición "Fotografía Pública. Photography in Print, 1919-1939", un testimonio del papel determinante que la fotografía tuvo en la cultura occidental, durante el periodo de entreguerras. Carteles, revistas, foto-libros y cientos de imágenes gráficas, ejemplos de la alianza del arte fotográfico con el trucaje, montaje, collage, manipulación en el laboratorio... Hasta el 29 de julio.

 
   
   
   

Tipologías arquitectónicas. La Academia de Bellas Artes de San Fernando exhibe en Madrid una selección de treinta y seis proyectos pertenecientes a los siglos XVIII y XIX, procedentes de su fondo de bocetos y dibujos preparatorios. Las obras, que son exhibidas por vez primera, ilustran un periodo en que se produjo en España un cambio sustancial que afectó a la concepción del espacio público. Hasta final de mayo.

 
   
   
   

Roberto Matta. El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía exhibe estos días una antológica sobre este artista chileno, perteneciente a la vanguardia surrealista y considerado una de las personalidades más significativas del arte de nuestro siglo. La muestra recoge cerca de cuarenta trabajos realizados sobre papel y más de setenta sobre tela, la mayoría óleos realizados entre 1938 y 1998, procedentes de colecciones de museos europeos y norteamericanos. Hasta el 21 de junio.

 
   
   
   

La luz de las imágenes. Bajo este título se ha englobado más de dos mil años de historia de las cuatro diócesis de la Comunidad Valenciana. Alrededor de 400 obras, entre piezas de arqueología, orfebrería, pinturas y esculturas, escalonan un recorrido que parte de manifestaciones del primitivismo cristiano y concluye con obras de artistas contemporáneos. Goya, Reixach, Sorolla y Fernando Llanos son algunos de los maestros presentes en esta muestra que permanecerá abierta en la Catedral de Valencia, hasta el 30 de junio.

 
   
   
   

Ortega Muñoz. Las salas del antiguo Museo Español de Arte Contemporáneo presentan en Madrid una muestra antológica dedicada al pintor extremeño Ortega Muñoz, uno de los grandes creadores del arte español de la posguerra. Organizada por el MEC, reúne más de cien obras de este artista dedicado esencialmente al paisaje y al retrato. Hasta finales de mayo.

 
   
   
    Ignacio Iturria. Sesenta cuadros y esculturas integran la muestra "La soledad del juego" dedicada por la Fundación Telefónica (Fuencarral, 3) en Madrid a este creador uruguayo que utiliza el dibujo y el color para crear un personalísimo relato donde el humor y una sutil espiritualidad son sus constantes. Hasta el 30 de mayo.  
   
   
   

Colección Costantini. La colección de arte formada por el argentino Eduardo F. Costantini en las últimas dos décadas constituye una de las colecciones privadas más importantes de arte iberoamericano. La Fundación La Caixa (c/Serrano, 60) presenta en Madrid una selección integrada por más de noventa piezas de treinta artistas, centrada en el período de las vanguardias históricas, esencialmente entre 1920 y 1950, y en conexión con la modernidad europea. Hasta el 6 de junio.

 
   
   
   

El universo de Paul Delvaux. El Museu dŽArt Espanyol Contemporani, en Palma de Mallorca, exhibe un conjunto de 35 obras de este artista belga muy poco conocido en nuestro país. Se trata de acuarelas y dibujos realizadas entre 1920 y 1968, procedentes de colecciones particulares. Hasta el 12 de junio.

 

 
arriba