Rajoy preside la Mesa Sectorial de Educación
Madrid
asumirá las competencias educativas en junio
Atención educativa a niños con enfermedades oncológicas
El Ministerio de Educación y Cultura ha editado una guía dirigida a maestros de niños con enfermedades oncológicas, que facilitará estrategias para la atención a estos alumnos, tanto en el periodo en que no asisten al colegio como cuando se incorporan al aula.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El primer capítulo de esta guía constituye una aproximación a la enfermedad, sus diversas manifestaciones y los últimos avances en su tratamiento. Mientras que las repercusiones psicológicas en el niño afectado se abordan en un capítulo en el que se analiza el impacto de la enfermedad en el alumno y en los miembros del grupo familiar. Asimismo, en esta guía se reconoce la importancia de la actividad escolar y las cuestiones que se han de contemplar para lograr la mayor eficacia.

Por otra parte, la atención educativa a los niños enfermos se analiza a través de diversas etapas. En los primeros momentos de detección de la enfermedad se advierte de la necesidad de que los maestros y compañeros conozcan la situación del enfermo. Entre las sugerencias que se formulan al maestro figura la posibilidad de entrar en contacto con organizaciones de ayuda mutua relacionadas con la enfermedad y la conveniencia de recabar la información mas completa sobre el cáncer infantil. El profesor no debe transmitir un sentimiento fatalista de condolencia y mantener un nivel positivo de expectativas sobre el alumno.

Aulas hospitalarias

Durante la etapa de hospitalización, una vez que que el estado físico del niño lo permita, será conveniente iniciar el trabajo escolar dentro de las aulas hospitalarias. La mayoría de las clínicas cuentan con ellas y su objetivo es continuar el proceso educativo del alumno. Para desarrollar esta tarea es imprescindible la coordinación con los centros de referencia, que se establece a través de cartas, encuentros, contactos telefónicos o con los padres. El papel de la escuela en este periodo se canaliza en la integración del niño en su grupo clase, fomentar su contacto con compañeros y profesores y establecer los procedimientos adecuados para la evaluación y promoción del alumno.

Una vez que el equipo médico determine que el niño puede volver a casa y seguir el tratamiento de forma ambulante, la atención educativa puede desarrollarse a través de la educación a distancia o mediante la ayuda domiciliaria. Diversas asociaciones y entidades llevan a cabo actuaciones de atención educativa a domicilio. Para ello, establecen convenios de colaboración con el MEC o participan en la convocatoria anual de subvenciones de compensación educativa. Estos programas son realizados por profesorado voluntario que acude al domicilio familiar entre 5 y 10 horas semanales.

Vuelta al colegio

La siguiente etapa se traduce en la vuelta del alumno al colegio. Esta guía advierte de la posibiliad de que el niño no quiera acudir al centro debido a su aspecto, al miedo a enfrentarse con otros, a sentimientos de inferioridad o al cansancio. Pero si ha mantenido relación con los compañeros y ha seguido una cierta dinámica de trabajo, la reincorporación a clase no reviste dificultad. Los objetivos en esta etapa se concretan en la implicación de la comunidad escolar en la reincorporación del alumno; preparar al grupo clase para aceptar y comprender el estado de su compañero; proporcionar al niño estrategias de actuación frente al grupo; y elaborar las adaptaciones curriculares adecuadas a las necesidades del alumno. El objetivo final no es tanto que el niño supere el curso, sino que vuelva a incorporarse a las tareas escolares con la motivación y el deseo suficiente para progresar.

El MEC edita un guía que recoge orientaciones didácticas dentro y fuera del aula

arriba