ROMEU
 
   

Niños superdotados

(...) En términos generales, se considera que una persona posee una dotación normal de inteligencia cuando obtiene un cociente intelectual en pruebas psicométricas en el entorno de los 100 puntos (CI entre 80-120). Se habla de superdotación cuando la persona en estas mismas pruebas presenta una puntuación por encima de 150 (aunque varía en algunos puntos, según criterios específicos).

Es bien sabido que no se trata del niño que mejores notas saca o el que mayor rendimiento obtiene en los aprendizajes, por lo que suele pasar desapercibido. Su detección se realiza en primaria, con 8-10 años y en muchas ocasiones por ser un niño problemático en su conducta o en el manejo de sus emociones.

El maestro no suele ser un buen detector porque asocia superdotado a un niño aplicado, obediente, con buen rendimiento de las habilidades académicas. Es más, puede valorar equivocadamente a estos niños por ser muy inquietos, son los que molestan por preguntar constantemente, no muestran interés por las actividades propuestas, no siguen el ritmo de la clase...

Estos niños suelen tener problemas de comportamiento porque se aburren y buscan otros entretenimientos, además suelen cuestionar a la autoridad, a los valores tradicionales o pueden resistirse a realizar actividades que ellos no consideran importantes ni relevantes.

Es importante distinguir al superdotado del niño con "talento académico" que es el que saca buenas notas y destaca por su rendimiento en clase. También hay que distinguirlo del creativo-artístico que limita su campo de creación a determinados ámbitos (pintura, literatura...). En la población infantil escolarizada las proporciones que se dan son : 5% es creativo-artístico, 5% posee talento académico y 1% es superdotado.

Carmen Díez Martín
Jugar y Crecer. Nš 17. Marzo-Mayo 1999

 
   

   

 

 

 

La ciudad educadora. De las
retóricas a los proyectos

(...) Una de las formas más interesantes de convertir el discurso teórico de la ciudad educadora en un proyecto tangible, o de hacer de la declaración de principios que esta idea implica un compromiso un poco más serio, es lo que se ha dado en llamar el "proyecto educativo de ciudad". Como sabemos, algunos municipios están en estos momentos trabajando en su elaboración. El ayuntamiento de Barcelona, por ejemplo, lo define como "el conjunto de opciones básicas, principios rectores, objetivos y líneas prioritarias de actuación, establecidos mediante un amplio proceso participativo, que han de presidir y guiar la definición y puesta en practica de políticas educativas en el ámbito de la ciudad, dirigidas a afrontar con garantías de éxito y desde una perspectiva progresista los retos que, en el ámbito de la educación, plantea la nueva sociedad de la información, del conocimiento y del aprendizaje en est final del siglo" (Ajuntament de Barcelona, 1998). Por su parte, en el documento sobre el proceso de elaboración del Proyecto Educativo de la ciudad de Sabadell, podemos leer lo siguiente: "(...) hay que proyectar estrategias educativas que optimicen sinérgicamente la acción de los diferentes agentes en relación a los retos prioritarios que tiene hoy la ciudad. Hay que definir y consensuar cuales son estos retos, las acciones estratégicas en materia educativa que hay que impulsar y las responsabilidades que hemos de asumir al respecto los diferentes agentes ciudadanos. (...) El proyecto educativo de Sabadell quiere ser un proceso ciudadano de intercambio de puntos de vista que construya consenso sobre propuestas de futuro, y quiere ser también el marco de desarrollo de algunos proyectos estratégicos que traduzcan el consenso en praxis ciudadana" (Ajuntament de Sabadell, 1998).

Jaume Trilla Bernet.
Cuadernos de Pedagogía.( Marzo 1999)

 
       
   

Mayor libertad presupuestaria para
las escuelas estadounidenses

Las escuelas estadounidenses tienen mayor margen para decidir en qué gastar los fondos federales, gracias a un proyecto de ley apoyado por ambos partidos y aprobado por el senado el jueves.
La ley Ed-Flex, que obtuvo 330 votos contra 90, permite a los Estados pasar por alto ciertas restricciones federales, en tanto que los resultados de los tests muestren un buen rendimiento de los estudiantes.
Los aproximadamente 15.000 millones de dólares que andan en juego -casi la mitad del gasto en educación elemental y secundaria- están destinados en su mayor parte a programas para beneficiar a los niños pobres.
Los republicanos, que están intentado dejar detrás de ellos el "impeachment", han movido con rapidez el proyecto de ley Ed-Flex, para mostrar su cuidado por la educación, una de las primeras preocupaciones de los votantes.
A los demócratas les gusta también la ley, pero además la consideran su única oportunidad para debatir la educación este año. Su enmienda principal: 11 billones de dólares para financiar los seís años que quedan de los siete años del plan del Presidente Clinton. El objetivo de este es contratar 100.000 maestros, de manera que las escuelas puedan reducir el número de alumnos por clase.(...)

La propuesta Ed-Flex fue aprobada primero en 1994, como un programa piloto ofrecido actualmente en 12 estados. La nueva ley hará que puedan optar a ella todos los estados.(...)

USA Today (12-Marzo-1999)