Los escolares pueden estudiar en el museo los restos arqueológicos y arquitectónicos de la época de Augusto y Tiberio encontrados en Zaragoza. (Fotos Germán Pérez)
Viaje al mundo
de los césares
El museo del Foro romano
de Zaragoza organiza visitas didácticas para escolares
En época de los emperadores romanos Augusto y Tiberio, el núcleo vital de Caesaraugusta vibraba con intensidad bajo el mismo espacio que hoy acoge dos de los monumentos más emblemáticos de Zaragoza, el Pilar y La Seo. Para los chavales, descender a este lugar en la actualidad supone encontrarse
de bruces con una porción importante de su historia.
La experiencia interdisciplinar propuesta por este museo
los acerca a la Zaragoza romana.
 

Zaragoza. Germán Pérez
La mayoría de los museos acogen en sus colecciones piezas procedentes de otros lugares. Este es diferente. Los elementos arquitectónicos que visten la anatomía del foro romano de Caesaraugusta se mantienen fieles a su emplazamiento original, lo que constata la influencia romana en Zaragoza. De tiempos del emperador Augusto, fundador de la ciudad romana entre los años 24 y 15 antes de Cristo, se conservan restos de un mercado, tuberías empleadas para la traída de agua potable, una cloaca y sus canalillos, etc. De Tiberio, el mismo recinto alberga los restos de un amplio foro, lugar donde se daban cita los acontecimientos más relevantes de la vida religiosa, civil, económica y política. Junto a estos elementos, los escolares ven una maqueta del espacio arqueológico, un audiovisual, otra maqueta del mercado, el plano de la antigua ciudad romana y diferentes vitrinas con materiales de la época.

Resulta sorprendente situarse frente a la gran cloaca construida para evacuar las aguas residuales al río Ebro, que discurre a escasos metros del museo. De grandes dimensiones, la técnica empleada en su construcción es similar al encofrado actual. Y también llama la atención de los escolares el sótano de una tienda romana, ambientada con reproducciones de jarras, botellas, vasos con asas, copas, etcétera.

Respetar el patrimonio

Tras su paso por este espacio arqueológico, los alumnos de Primaria, Secundaria, Bachillerato y Cultura Clásica que lo visitan, habrán aprendido a "identificar los restos constructivos con el espacio y forma de un foro romano. La visita sirve, además, para que los chavales se familiaricen con el método científico como instrumento de conocimiento del pasado, y valoren y respeten su patrimonio cultural ", señalan los responsables de esta experiencia, organizada por el servicio de acción cultural del ayuntamiento de Zaragoza.

Para cada tramo educativo existen finalidades específicas. "En Primaria, buscamos que aprendan a participar en actividades de grupo adoptando un comportamiento constructivo, responsable y solidario. Y que aprendan a interpretar, expresar y representar hechos, conceptos y procesos del medio mediante diferentes códigos, como la cartografía, entre otros. En cuanto a Secundaria, queremos que analicen los diferentes aspectos que intervienen en la configuración de las sociedades históricas. Con estos chavales se emprenden pequeñas investigaciones aplicando los procedimientos básicos de indagación de la Geografía, Historia y Ciencias Sociales. Y los grupos que estudian Cultura Clásica, por su parte, utilizan tanto los diccionarios de Lengua Española como de Latina".

Unidades didácticas y fichas

Una unidad didáctica permite a los profesores elegir el tipo de intervención que desean llevar a cabo con sus alumnos. "Ha sido elaborada por un equipo interdisciplinar formado por docentes de los niveles para quienes hacemos el material y varios especialistas de diferentes ramas. Esto posibilita que cada grupo incida más en aquellos temas que les interesan". Unas fichas de trabajo dirigidas a los alumnos tienen en la observación su principal herramienta. " Están pensadas para aprender a observar cada uno de los lugares del foro, y para que, a través de ello, los estudiantes consigan el objetivo marcado al final de cada una de ellas. Las hay para realizarlas a la entrada del museo, aún cuando no se hay visto nada del interior. Otras corresponden al audiovisual donde el río Ebro hace de narrador de diferentes acontecimientos. El resto incluyen actividades de observación y de comprensión del espacio".

Sus contenidos son variados: Bucean por el ciclo del agua, la arquitectura romana, las actividades del foro, la preservación del patrimonio, la cultura ibérica, la romanización, la alimentación y la vida en la ciudad, etcétera. "En la guía para el profesor están agrupados temáticamente, de forma que se puede realizar un seguimiento parcial de cada uno de ellos o globalizador o en función del tiempo del que dispongan".