El esfuerzo es más importante que la inteligencia en los estudios

Resultados de una investigación de la CONCAPA sobre el fracaso escolar

Madrid.—El esfuerzo personal, la disciplina y el deseo de aprender son el factor con mayor influencia a la hora de inclinar la balanza hacia el lado del éxito o del fracaso en los estudios. Esta es una de las principales conclusiones de una investigación llevada a cabo por la CONCAPA (Confederación Católica de Padres de Alumnos).
Sin embargo, de acuerdo con sus resultados, la inteligencia comienza por ser el factor más determinante en una primera etapa del aprendizaje, entre los 6 y los 14 años. Posteriormente, al comenzar la adolescencia, los factores emocionales cobran mayor influencia. Igualmente sucede con el esfuerzo personal, los hábitos de estudio, el ambiente en la familia y en el aula, los amigos o las estrategias en el aprendizaje.
La CONCAPA declara haber llevado a cabo este estudio por su afán de proporcionar a los padres "toda la formación e información necesaria para la educación de los hijos". El trabajo lleva el título de "Éxito y fracaso escolar" y para su realización se ha utilizado una muestra de 2.800 alumnos asturianos, de entre 6 y 18 años.
La dirección ha corrido a cargo de Julio González García, catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación, de la Universidad de Oviedo. Este afirma que un niño que se esfuerza puede aumentar su cociente de inteligencia en 35 puntos. En consecuencia, el profesor González aconseja a los padres , ante el fracaso de sus hijos, que aprovechen las capacidades de estos , al tiempo que traten de transmitirles la necesidad del esfuerzo personal.
"Este estudio"; añade, "demuestra que lo importante no es cuanta inteligencia tiene el alumno, sino como la utiliza. Por ello, los padres deben garantizar ese clima familiar de disciplina, de tal manera que sepan planificarse y aprovechar el tiempo de estudio y el tiempo libre, e ir adquiriendo responsabilidades a medida que van creciendo."
Para González Pineda, los problemas de disciplina en las aulas tienen origen, en que "en España hemos pasado de una estructura autoritaria a una abierta, en la que no hay normas que orienten al niño sobre hasta dónde puede llegar o sobre lo que debe hacer para avanzar en sus conocimientos". Y concluye con esta valoración: "la disciplina y el orden contribuyen a que el niño tenga mejores resultados escolares, más seguridad en sí mismo y mayor autoestima".