"Los cambistas" (1567), de Marinus
Van Reywerswaele.
"Ataque de barcos holandeses e ingleses a la Armada española" (1608), Anónimo.
Frutos del oro y la plata de las Indias

Una muestra ilustra en Madrid el proceso de explotación de estos metales y su repercusión
en la economía de la época
de los Austrias

Madrid. Pilar Bravo
"El oro y la plata de las Indias en la época de los Austrias" es el título de la exposición que presenta en Madrid, en el Centro Cultural de la Villa, la Fundación Ico. A través de más de 500 piezas, entre estampas, joyería ,orfebrería, monedas, pinturas y maquetas, la muestra ilustra el proceso histórico del hallazgo y de la explotación por parte de los españoles de las minas de oro y de plata de las Indias, así como su repercusión en la economía de la época.

Las obras reunidas para la ocasión son piezas originales de los siglos XVI y XVII y han sido distribuídas en seis apartados que ofrecen una secuencia histórica de cómo los ricos metales encontrados en tierras americanas, influyeron en la económía europea y en las finanzas de los Austrias. El primer apartado de la exposición recoge los trabajos realizados en oro por las culturas precolombinas, cargados de valores plásticos y simbólicos, mientras que el segundo se dedica a las aportaciones de los españoles en el conocimiento del nuevo mundo, sobre todo en los aspectos que tienen que ver con las cartas de navegación, o con las descripciones topográficas.

Tres ciudades-referencias

El recorrido a través de la muestra nos introduce más tarde en el conocimiento de la actividad minera desarrollada por los españoles en América, con una descripción de los centros productivos, las infraestructuras que se generaron, y una información sobre las ciudades que fueron creadas en virtud del desarrollo de esta actividad. Y tras el ciclo productivo, se ilustra al espectador sobre el transporte del oro y la plata a España, por tierra y por mar, lo que dio lugar a la creación de un sistema de flotas, de puertos, y a la fundación de ciudades fortificadas.

El quinto apartado de la exposición se ocupa de las transformaciones que experimentaron el oro y la plata americanos hasta convertirse en monedas, en joyas, y en piezas artísticas de carácter civil y religioso. A medida que avanzamos a través de las salas del Centro Cultural de la Villa de Madrid, descubrimos por otra parte la importancia que tuvieron tres ciudades: Sevilla, Madrid, y Lisboa, como focos esenciales de las relaciones con los territorios americanos. Si Sevilla fue el eje fundamental del tráfico de mercancías con el Nuevo Mundo, y en consecuencia fue un centro internacional de crédito y cambio en el siglo XVI, Madrid fue el eje administrativo y de gobierno de la corona, residencia real, y capital del Imperio. Lisboa por otra parte se convirtió en el gran puerto para el comercio con América.

Finalmente la muestra dedica un último apartado a la expansión del oro y la plata por Europa, La nueva dimensión económica española, generó un buen número de innovaciones bancarias en las distintas ciudades europeas que se convirtieron en centros de negocios. Retratos de banqueros de la época, o de hombres de negocio, como los de los Fugger, o los Welser, evidencian en la exposición esta realidad económica que extendió en la época de los Austrias.