Los juguetes pueden potenciar la imaginación de los niños. (Foto: R. Martínez)
El juego potencia la educación temprana
Valencia acoge unas jornadas sobre Ludotecas y Desafíos del Juguete en el sigloXXI
El juego y los juguetes son un elemento de primer orden en el proceso educativo, según se puso de manifiesto en el VI Congreso Nacional de Ludotecas, y en las II Jornadas sobre los Desafíos del Juguete en el Siglo XXI, celebradas en Valencia junto a la Feria del Juguete.
 

Valencia. Rafael F. Cid
El VI Congreso Nacional de Ludotecas presentó una ponencia de los profesores Antonio Maldonado y José Jariego,sobre las nuevas manifestaciones lúdicas en la adolescencia, destacando la aparición de nuevas actividades de entretenimiento, caso de los juegos de rol, juegos de miniaturas, juegos de cartas coleccionables, y los videojuegos. Maldonado es director de la Escuela de Formación del Profesorado, y Jariego profesor de Psicología Evolutiva de la Universidad Autónoma de Madrid.

Estos juegos aparecen a partir de 1982, y siendo peculiares en sí mismos, comparten algunas características, como la existencia de dosis variables de azar y estrategia, con un claro predominio de esta última. Los factores sociales que están influyendo en el auge de estas nuevas formas de juego son la prolongación del período de adolescencia, con el retardo en la incorporación al mundo laboral y el consiguiente retraso en la independencia de las familias hasta pasados los 25; menor responsabilidad, que parece ir ligada a este fenómeno; mayor tiempo de ocio junto a un dilatado período de formación; mayores recursos económicos por parte de los adolescentes; y una floreciente industria orientada a este ocio.

Por su parte, Petra M. Alonso-Geta, de la Universidad de Valencia, destacó la importancia del papel de los adultos en el juego de los niños. También dijo que para que el juego pueda llegar a tener su oportunidad, es fundamental ser conscientes de la necesidad que los niños tienen de jugar, de espacios, tiempo y de alguien con quien jugar. Ser conscientes también de la responsabilidad de proporcionar a los niños las mejores condiciones de juego. Hoy más que nunca el juego infantil depende de la población adulta

Intervención educativa

La profesora Maite Garaidordobil, de la Universidad del País Vasco propuso un modelo de intervención educativa, para la educación infantil, basado en el juego. El desarrollo psicomotor, el intelectual, el papel socializador, y el afectivo-emocional, se ven mejorados, al satisfacer las necesidades de los niños, reelabora experiencias traumáticas, colma sus fantasías, genera goce en el crear, etc. El papel del juego en la integración infantil tuvo una atención especial al destacar las ventajas en niños deficientes visuales, siempre que se haga con el apoyo de un programa y los correspondientes recursos didácticos.También se aplica en las actividades lúdico-musicales en los casos de parálisis cerebral, como elemento estimulador y motivador, al considerar el fenómeno de agente organizador de la conducta del ser humano.Las primeras etapas de la vida del ser humano son de trascendental importancia para su desenvolvimiento posterior, indicó Gloria Medrano, catedrática de Psicología de la Escuela de Magisterio de Huesca. Esta profesora dijo que los estudios sobre niños entre 18 meses y 5 años, describen a los pequeños subrayando sus limitaciones y no sus posibilidades, y que las nuevas orientaciones de investigación destacan sus enormes potencialidades en esta etapa. Este aspecto incide en las cuestiones relativas al aprendizaje temprano, pero sin una actitud dirigida a forzar y presionar a los pequeños.

En este sentido destacá que los juguetes deben tener características peculiares para incrementar el aprendizaje temprano: deben permitir la actividad del pequeño, sin una excesiva precisión de actuación por parte del juguete que limite al niño a la observación del funcionamiento del juguete; deben posibilitar la intervención imaginativa de los niños, por consiguiente, cuanto menos definidos y terminados estén mayor ámbito de interpretación personal ofrecerán para el juego; y deben potenciar la interacción entre iguales, por lo que son más interesantes los juguetes que permitan y demanden el juego en grupo.

Los juguetes, resumiendo, deben constituir un elemento impulsor de experiencias que potencie la utilizaciónn de estrategias personales de los pequeños, y que responda a demandas diversas, posibilitando que cada usuario puede obtener del juguete la respuesta a sus posibilidades de realización