Los ministros de Justicia y de Educación, Margarita Mariscal y Mariano Rajoy, en el momento de firmar con el anterior presidente de la Conferencia Episcopal, Elías Yañes, el convenio de los profesores de religión. (Foto: Rafael Martínez)

Los profesores de religión se equiparan con los interinos
Los profesores que imparten religión en centros públicos se equipararán con los interinos de sus correspondientes niveles, según un convenio suscrito por el MEC con el Ministerio de Justicia y la Iglesia Católica. Las administraciones educativas serán los organismos empleadores de estos docentes, que
estarán encuadrados en la Seguridad Social.

Firmado un convenio que encuadra
a estos docentes en
el Régimen General de
la Seguridad Social

Madrid.- G. Arianes
Los ministerios de Justicia y de Educación y Cultura han firmado un convenio con la Conferencia Episcopal Española, para regular el régimen económico-laboral de los profesores que imparten clases de religión en los centros públicos de Educación Infantil, Primaria y Secundaria, pero no pertenecen a los cuerpos de funcionarios docentes. Tiene carácter indefinido, sustituye al acuerdo suscrito por las mismas instituciones el 20 de mayo de 1993, y afecta a un total de 8.600 profesores en Primaria y unos 4.200 en Secundaria.

Por este convenio, el Estado se compromete a asumir la financiación de la enseñanza de la religión católica en los citados niveles de enseñanza. Y también a garantizar la equiparación económica de los profesores de religión con los interinos del nivel correspondiente. Dichos profesores tendrán, al menos, una titulación académica igual o equivalente a la exigida a los interinos de su mismo nivel, y se encontrarán en posesión de la Declaración Eclesiástica de Idoneidad de la Conferencia Episcopal Española.

Los docentes afectados por este convenio prestarán su actividad en régimen de contratación laboral, de duración determinada y coincidente con el curso o año escolar, a tiempo completo o parcial. Quedarán encuadrados en el Régimen General de la Seguridad Social, correspondiendo la condición de empleador a la respectiva administración educativa.

Otros acuerdos

El director general de Asuntos Religiosos, Alberto de la Hera, ha anunciado que se van a suscribir acuerdos similares con otras confesiones religiosas. Así, ha informado que "está muy avanzada la preparación del convenio sobre Seguridad Social de los ministros de culto de la Federación de entidades Religiosas Evangélicas de España". Hasta ahora, los únicos ministros de culto que tenían reconocido este derecho eran los Adventistas del Séptimo Día.

El ministro de Educación, Mariano Rajoy, ha manifestado su satisfacción por la firma de este acuerdo que, en su opinión, "da seguridad, tranquilidad y, si se me permite esta expresión, régimen de personas normales a los profesores de religión. Y así podrán impartir sus clases en las condiciones que la lógica, el sentido común, el equilibrio y la justicia exigen".

El presidente de la Comisión de Enseñanza de la Conferencia Episcopal, Antonio Dorado, también ha valorado positivamente este acuerdo. Pero ha recordado que todavía queda pendiente "la regulación académica de la asignatura de religión y la configuración de disciplinas alternativas serias, porque es algo que todo el mundo pide".

Críticas

Por el contrario, los sindicatos de enseñanza han mostrado su rechazo a este acuerdo, por considerar que no se les ha consultado durante el proceso de negociaciones. En concreto, CC.OO cree que "se han hurtado las funciones de la Mesa Sectorial, no sólo al no darle cabida a este asunto, sino al ocultar la más básica información a los sindicatos". USO reconoce que el convenio soluciona en parte la situación de los profesores de religión, pero denuncia "la falta de transparencia con la que se ha llevado a cabo la negociación", y cree que lo firmado "es un importante paso atrás para los docentes de Secundaria".

FETE-UGT considera que "la firma de este convenio, oscurantista y clandestino, nos retrotrae a tiempos pasados, y se inscribe dentro de una ofensiva política de los sectores más reaccionarios de la iglesia católica, que pretenden llevarnos a situaciones que, mal que les pesen, están ya superadas. Incluso la Federación Estatal de Profesores de Enseñanza Religiosa (FEPER) ha afirmado que este convenio "es contrario a los derechos constitucionales, pasa por encima del Estatuto de los Trabajadores, y en nada se parece a la doctrina social de la Iglesia".