Roberto Mur, secretario general de Educación, se dirige a los participantes en el Seminario. (Foto: Rafael Martínez)
El reto del docente ante el siglo XXI
Expertos en Secundaria abordan en un seminario
la dimensión europea de la educación
Potenciar la función del profesor, adaptándola a una sociedad cambiante, reconocer la innovación y la investigación,
modernizar las prácticas metodológicas y participar en los procesos de evaluación del centro son algunas de las conclusiones del Seminario "Perfil del docente en el siglo XXI", celebrado en Madrid.
 

Madrid. Rosaura Calleja
Más de un centenar de educadores especialistas en Enseñanza Secundaria, algunos procedentes de 23 países miembros del Consejo de Europa, han participado en el seminario "El perfil del docente en el siglo XXI", que se desarrolló en el Ministerio de Educación y Cultura. Este encuentro, organizado por la Subdirección General de Formación del Profesorado, pretendía establecer un marco de reflexión sobre el presente y el futuro de la docencia en Europa.

Las conclusiones de este seminario se han estructurado en cuatro bloques que se articulan en aspectos generales, el profesor, la formación del docente y el centro educativo.

Los participantes coincidieron en contemplar los nuevos desafíos de la sociedad cambiante como una oportunidad histórica de mejora de la labor docente y en profundizar en los valores que requieren las nuevas generaciones del siglo XXI. Así como, consideran la educación como un proceso de aprendizaje para toda la vida y apuestan por la implicación de la familia y otros agentes sociales en los procesos educativos. Otros aspectos generales se concretan en compatibilizar identidades culturales: locales, regionales, nacionales e internacionales, y en valorar la coherencia de los resultados escolares básicos con las demandas de empleo de los jóvenes.

Tendencias internacionales

Por otra parte, el profesor deber ser referencia para los alumnos de un código humanístico y adherirse a la dimensión europea de la educación, los proyectos comunitarios y la competencia en lenguas extranjeras. Los expertos pretenden que el educador enseñe a seleccionar y codificar la abundancia de información que recibe el estudiante a través de los medios y las nuevas tecnologías. Asimismo, consideran al docente como mediador en la construcción del conocimiento de sus alumnos y valoran especialmente la utilización de las nuevas tecnologías como elemento estratégico para el aprendizaje de contenidos de forma autónoma.

La conclusiones sobre la formación del docente plantean fomentar entre el profesorado la reflexión en su proceso de formación y adecuar la formación inicial de los futuros educadores a sus necesidades. Estos especialistas se decantan por promover acciones formativas relacionadas con las funciones y competencias, que los profesores desarrollan en los centros y en las aulas. Además, se muestran partidarios de adecuar la formación continua a la demanda de los estudiantes, en términos de utilidad y satisfacción personal.

El centro educativo

En el transcurso de este seminario se apostó por transformar la metodología de los centros, incidiendo en el trabajo en equipo, según los actuales criterios de calidad en las organizaciones modernas. La atención a la diversidad también tuvo cabida en los debates, donde se decidió por la creación de grupos flexibles, bloques de asignaturas diferenciados, la diversificación curricular y la atención a la interculturalidad. Los participantes se decantaron por profesionalizar los Departamentos de Orientación y tutorías, así como los equipos directivos. Por último, concluyeron que se debe incluir en los programas educativos el desarrollo de competencias individuales y sociales de los alumnos y facilitar el aprendizaje de dos lenguas extranjeras.

Implicación del profesorado

La inauguración de este encuentro corrió a cargo de Roberto Mur, secretario general de Educación, quien destacó que la modificación o reforma del sistema educativo debe contar con la opinión del profesorado, dado que su éxito o fracaso depende de la capacidad de respuesta de los docentes. Para Mur, "el profesor debe estar comprometido con las reformas y en permanente proceso de formación para hacer frente a los retos que plantea la sociedad del conocimiento".

Sin embargo, el secretario general de Educación puntualizó que "la responsabilidad no es únicamente del profesorado, sino también de la Administración, que debe evitar que los docentes –como ocurre lamentablemente en muchas ocasiones– se sientan aislados, por lo que la Administración es responsable de propiciar mecanismos de participación del profesorado y proporcionar los medios para su formación permanente". Roberto Mur hizo hincapié en la implicación del profesorado en la sociedad del conocimiento, ya que "debe adaptarse a las nuevas tecnologías y nuevas concepciones tan rápido como se producen, porque es la escuela el motor de esos cambios".

Nuevo proyecto

En la clausura del seminario, Isabel Couso, subdirectora general de Formación del Profesorado, se mostró satisfecha del alto de grado de participación y de los resultados de los grupos de trabajo. Seguidamente, anunció que el MEC prepara una modificación de la formación inicial del profesorado de ESO, que permitirá a los universitarios, interesados en la carrera docente, incluir asignaturas relacionadas con la enseñanza en sus estudios. En este sentido, puntualizó que mediante la oferta de libre designación, los alumnos podrían estudiar asignaturas relacionadas con la docencia durante su etapa universitaria, aunque simultáneamente se mantendría la opción actual, que consiste en una posterior adaptación pedagógica, con objeto de flexibilizar el sistema. También, explicó que una de las finalidades se concreta en que las prácticas y la formación teórica se realicen simultáneamente, de manera que no se creen "dos mundos separados" como ocurre actualmente. Asimismo, subrayó que no se olvidará la importancia de la ética y la deontología.

Este proyecto contempla que los futuros profesores de Secundaria adquieran un mayor grado de especialización didáctica y pedagógica, según las ramas de la enseñanza, que cursen materias adaptadas a las nuevas demandas de la sociedad, como las necesidades educativas especiales y las nuevas tecnologías de la información. Isabel Couso destacó que en el transcurso de este seminario se ha llevado a cabo un análisis profundo de la función docente de cara al nuevo milenio, ya que ante los grandes cambios sociales, el profesor debe conocer al alumno y determinar sus necesidades.