"Busto femenino", de Olga
Sacharoff (a la izquierda),
y "Composición con personaje", de María Blanchard

Mujeres fuera de orden

Con el título de "Fuera de orden. Mujeres de la vanguardia española", la Fundación Cultural Mapfre Vida
ofrece en Madrid una muestra dedicada al papel femenino en
la configuración del panorama de vanguardia en el arte
español del primer tercio de nuestro siglo.


Madrid acoge una muestra sobre el papel femenino en la vanguardia artística del primer tercio del siglo

Madrid. Pilar Bravo
Ligadas a los procesos de transformación plástica de este período, las seis pintoras representadas - María Blanchard, Maruja Mallo, Angeles Santos, Remedios Varó, la argentina Norah Borges, y la georgiana Olga Sacharoff-, ofrecen unos lenguajes creativos tan innovadores como valientes, engendrados en un contexto en general hostil para la mujer.

La muestra ofrece un conjunto de sesenta obras que abarcan cronológicamente desde 1910 hasta la década de los años cuarenta, y que sintetizas la trayectoria creativa de las seis pintoras seleccionadas para la ocasión. En esta etapa de nuestra historia de la pintura, uno de los lenguajes más representativos, a la hora de hablar de las mujeres en la vanguardia, es el de María Blanchar (1891-1932), pintora cántabra que dejó atrás el academicismo, el fauvismo y un uso expresionista del color, para adentrarse en un cubismo de rasgos expresionistas cercano a las concepciones de Juan Gris. Los personajes que pintó manifiestan el dolor y la enfermedad (ella misma arrastró desde su nacimiento un cuerpo deformado que condicionaría su vida) y en consecuencia se considera que su creación está cargada de sensibilidad y originalidad.

Lenguajes expresivos

Maruja Mallo (1902-1955) es otro de los exponentes más conocido de este grupo de mujeres, integradas en las vanguardias e impulsoras de nuevos lenguajes expresivos. Se relacionó con la flor y nata de la intelectualidad de la época. Conoció a Salvador Dalí, y a través de él a Lorca y Luis Buñuel. En 1927 formó parte de la Escuela de Vallecas, con Alberto y Benjamín Palencia, y fue entonces cuando gracias a Miguel Hernández descubrió el paisaje y las gentes de Castilla. En París se vinculó a algunos de los surrealistas, como Miró, Aragón, Arp, o Magritte, y frecuentó su tertulia.

Desde el punto de vista creativo, la obra de Maruja Mallo fue evolucionando, desde un tipo de representación irónica y barroca de los temas populares, que progresivamente fueron adoptando tonos cada vez más oscuros y sombríos, hasta la captación del mundo de los campesinos, de tono más alegre y claro, con figuras estructuradas con formas geométricas, que se nos muestran tan rotundas como monumentales.

Remedios Varó (1908-1963) fue junto a María Blanchard la artista que consiguió un mayor reconocimiento internacional. Formada en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, nos ha dejado un trabajo de lenguaje surrealista, pues no en vano se relacionó en París con Max Ernst, Joan Miró y André Breton. Pero sus planteamientos fueron muy peculiares, debido a que rechazó los temas escabrosos y violentos, representando por el contrario imágenes muy armoniosas. Sus formatos por otra parte, son bastante reducidos, y los dibujos y collages los instrumentos con los que se adentró en las posibilidades metafóricas del surrealismo. En obras como la "Alegoría del invierno", advertimos la carga poética y el misterio que impregnaron sus creaciones.

Angeles Santos (1912) participó también de la vertiente intelectual de la España de la época. Conoció a Ramón Gomez de la Serna, a Pancho Cossio, a Jorge Guillén y a García Lorca, y se casó con el también pintor Grau Salas. Su obra experimentó un claro proceso evolutivo, que abarca desde unos iniciales planteamientos surrealistas y simbolistas, hasta un tipo de pintura naturalista, en la que priman los paisajes urbanos Su obra "Mi mundo" es un claro ejemplo de los sueños y recuerdos que empaparon la creación de esta artista.

Presencia internacional

En la muestra se incluye la obra de dos mujeres nacidas fuera de España. La argentina Norah Borges (1901-1998), hermana de Jorge Luis Borges, estuvo siempre muy vinculada a las vanguardias literarias, y participó en el movimiento ultraista de los años 20, en el que se alinearon los escritores y artistas más innovadores. Formada artística- mente dentro del expresionismo alemán, su obra fue evolucionando hasta definirse por un tipo de figuración, muy esquemática y lineal, con un evidente toque de ingenuidad que la acercan al arte naif. Su relación con los literatos le llevó a ilustrar diversos textos, entre los que cabe destacar el "Romancero Gitano" de Federico García Lorca.

Por otra parte, la rusa Olga Sacharoff (1879-1967) fue una de las artistas europeas que se refugiaron en Barcelona,en 1915, momento a partir del cual asimiló todas las tendencias artísticas de vanguardia que se produjeron en Europa hasta 1930, como es el caso del Expresionismo, o el Cubismo. En su trabajo, las notas surrealistas de los comienzos se suman a un tono ingenuo, derivando después a un lenguaje figurativo muy esquemático y colorista, definido por los temas populares y festivos y un tipo de composición marcada por la presencia de numerosos personajes en el cuadro.