El Museo de las Ciencias de Cuenca está planteado como
un viaje, desde los origénes del Universo, para terminar con una mirada al futuro. (Fotos: Rafael Martínez)
España tiene un nuevo y original museo de las ciencias
El Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha ha sido inaugurado en Cuenca, con la presencia del director general de
la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, tres premios Nobel, autoridades de la comunidad y personalidades del mundo educativo. El casco antiguo de la ciudad pone un marco de belleza, mientras que el contenido de la exposición es de gran modernidad y con un carácter muy didáctico.

Cuenca. Alfonso Pezuela
Como "un espacio pedagógico de primer orden" ha calificado el director general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, al nuevo museo dedicado a las ciencias con el que cuenta España. Este ha sido abierto recientemente en Cuenca, con el nombre de Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha, tras de un acto inaugural al que asistieron tres premios Nobel y autoridades de la comunidad y de la ciudad, así como representantes del mundo de la enseñanza.

Mayor Zaragoza explicó también que se congratulaba por la inauguración, ya que "la UNESCO está muy interesada en que todos los ciudadanos tengan acceso al conocimiento científico, al desarrollo tecnológico y a que sepan la respuesta que hoy podemos dar a los grandes desafíos sanitarios y medioambientales".

El nuevo centro tiene situada su sede en pleno casco antiguo de la capital coquense, concretamente en la diminuta y recoleta Plaza de la Merced, llena de sabor de otra época. El conjunto está compuesto por dos edificios: un antiguo convento y su ampliación contemporánea. Dentro de ellos se albergan las 15 áreas que integran el contenido del museo. Anexos al edificio central se encuentran un observatorio astronómico y un planetario.

Orígenes remotos

Uno de los lemas con los que este nuevo museo se dirige a sus visitantes potenciales dice: "En Castilla La Mancha hemos abierto una puerta al tiempo". Efectivamente, y como subraya su gerente, Jesús Madero, el recorrido por sus salas tiene algo de viaje a nuestros más remotos orígenes, con el big-bang y el comienzo de la apariciones del universo tal y como hoy le conocemos, para llegar hasta el presente e intentar echar, por último, una mirada hacia el futuro.

Tras la entrada al edificio se pasa por un distribuidor, dedicado a las máquinas de medir el tiempo y con maquetas gigantescas de diversos sistemas primitivos de relojería. La sala de la astronomía recoge la historia de esta ciencia, de la que muchas veces se ha dicho que fue la primera y la que tuvo un desarrollo más precoz y más rápido. Esta historia pasa por Grecia, la Edad Media, el Renacimiento y la Ilustración, como épocas más importantes, hasta llegar a lo que es hoy la astronomía moderna.

Entre los personajes de diferentes épocas a los que se recuerda figuran Tolomeo, Alfonso X el Sabio, Copérnico, Galileo, Newton, Hubble... También se recogen una serie de grandes hitos en los avances técnicos, que tanto han permitido el desarrollo del conocimiento del Universo. Entre estos se encuentran la invención del astrolabio y la azafea, la del telescopio, la puesta en órbita de telescopios espaciales...

La sala de Astronomía sirve también de complemento al planetario. Y en ella se ofrece un programa de diez minutos en el que eminentes astrónomos de la antigüedad nos transportan a las etapas más importantes de esta disciplina. Por último, en esta sala se exponen las imágenes astronómicas recientemente obtenidas con el telescopio del propio museo.

Yacimiento cretácico.

"Los tesoros de la Tierra" es el nombre de otra de las áreas del museo, con salas dedicadas a la geología, la estratigrafía y la paleontología. El yacimiento de Las Hoyas tiene en este área un reflejo especial.

El "El laboratorio de la vida" está dedicada a la comunidad castellano-manchega y al estudio de sus ecosistemas, siempre con un enfoque y una presentación que puedan interesar a todos los visitantes, sea cualesquiera su procedencia.

La última sala lleva el título de "Historia del futuro". Su objetivo es conseguir que el visitante recorra la vida de una persona, desde su nacimiento hasta su muerte, así como presentarle algunas posibilidades para el futuro. Esta sala está dividida en ocho grupos temáticos, en los que se recogen diferentes momentos del desarrollo humano.

Entre las particularidades del museo coquense destaca el que albergará la colección de fósiles del yacimiento cretácico inferior de Las Hoyas, en la provincia de Cuenca. Esta tiene catalogadas en la actualidad unas 13.000 piezas. La colección ha estado albergada en la Universidad Autónoma de Madrid. Con ello, el museo se va a convertir en un punto de referencia. Jesús Madero resalta igualmente que este traslado "es un hecho muy importante, porque el nombre de la capital coquense y de Castilla-La Mancha van a estar en las bibliografías científicas de todo el mundo"

Los científicos que trabajan actualmente en el yacimiento de Las Hoyas tendrán que estudiar en el museo las 13.000 piezas ya catalogadas y a las que se van sumando unas 1.000 en cada nueva campaña de excavaciones. Este yacimiento de está considerado como uno de los más importantes del mundo en lo que se refiere al periodo cretácico inferior. Los hallazgos que se han llevado a cabo en él, junto con otros encontrados en China, han supuesto una revolución en el conocimiento de las aves prehistóricas, sus orígenes y evolución.

De una manera particular, la teoría de que las aves proceden de los dinosaurios se ha visto confirmada por fósiles encontrados en Las Hoyas. Entre ellos destaca el del "iberomesornis romerali". Estas aportaciones han permitido a los especialistas estudiar las transformaciones que se debieron llevar a cabo en el esqueleto de los dinosaurios hasta dar lugar al aparato óseo del sistema de vuelo de las aves actuales.

 


Situado en el casco antiguo de Cuenca, une a su carácter didáctico la belleza de su entorno